Archivo mensual: marzo 2013

La previsión del futuro… ¿para qué?

El Banco de España prevé que el PIB caerá un 1,5% y el paro llegará al 27,1% este año…

¿Y?

Si hay algo que te gustaría llevar a cabo y no quieres abandonar antes de empezar por un supuesto futuro irrealizable, imposible, impensable…  Imagina la mejor situación y que sea esta la que condicione tus movimientos hoy.

Si piensas que es imposible, nada harás por conseguirlo o tu actitud será de ataque porque sientes ya la derrota, y con esa actitud no se puede.

futuro

Si crees, si sientes que lo conseguirás, por el motivo que sea (aunque lo hayas visto en una bola de cristal, da igual), tu actitud para conseguirlo será muy diferente, positiva, capaz, segura, fuerte…

Por tanto, al abordar cosas nuevas, siente que haces lo que deseas, que es tú sino, que todo te va a llegar… y muévete con esa seguridad.  Centra tus pilares en el respeto (a ti, a los otros, al entorno).  Tu convicción, tu seguridad en que las cosas deben ser así, hará que así sean y si se cierra una puerta, ¡qué bien!, ya sabes que por ahí no es el camino correcto.

El futuro, no se sabe, sólo puede imaginarse por una serie de índices que, obviamente, pueden cambiar. Cambiemos esos índices, cambiando pautas erróneas y cambiará ese negro futuro.

Estoy en paro. ¡¿Qué puedo hacer??!!

¿Por qué te asusta esta nueva situación?… o tal vez ya no es tan nueva…

¿Por qué sientes que no tendrás salida alguna?  Tal vez porqué no paras de intentar buscar pero nada cuaja y se te acaban los medios pero los pagos no cesan?

¿Por qué no puedes avanzar si sabes -todavía- que eres un buen profesional, capaz, formado, abierto, experimentado…

Por qué

¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? …

¿Por qué tantas preguntas sin respuesta y, lo que es peor, sin que te lleven más que a un camino sin salida…

El ¿por qué? lo sabemos, aunque cueste aceptarlo o especialmente cambiarlo:  LAS BASES EN QUE NOS APOYÁBAMOS NO ERAN SÓLIDAS (Un terremoto y todo al suelo).

A nivel político se intentan mantener esas bases erróneas, por eso es tan difícil la salida.  No digo que esté mal, pero prefiero basar mi vida en pilares propios sólidos y reales y así no estar a expensas de los vientos que corran para sentirme el rey del mundo o un desgraciado anormal.

Así, la pregunta correcta a hacerse ahora no es ¿por qué?, sino

¿QUÉ?

Estoy en paro…  pregúntate primero:

¿Qué me gustaría hacer?  (ten presente que esta situación ES una oportunidad para retomar las riendas de tu vida!!).  Haz una lista de 6 u 8 cosas, no te quedes con la primera que esa seguramente es la que intentas y no sale.  Y ahora no te preocupes del dinero (es uno de los pilares erróneos).

¿Qué pasos debe seguir para hacerlo?  Una consecución de tareas, marcando el tiempo y recursos necesarios para cada una de ellas.

¿Qué me impide llevarlo a cabo?  Y cuando vayas a responder a esta pregunta piensa si realmente ES UN IMPEDIMENTO REAL o proviene de un aprendizaje, un condicionamiento  previo y erróneo.  (Hemos visto paralíticos jugar a pelota, ciegos haciendo carreras, mujeres trabajando fuera de casa -que hoy parece broma, pero hubo un tiempo que no se podía, acordémonos…)

Así, cuál es el impedimento: ¿Crees que no puedes? ¿No tienes dinero? ¿Seguro que lo necesitas?  Ahora hay poco dinero pero muchas ganas de colaborar, mucha fuerza, mucha capacidad, mucho deseo de cambios -y de formar parte activa de los mismos-.  BUSCA aquello que necesites.  OFRECELO a quien lo busque.  No creas que no PUEDES, porque no es así, PUEDES y DEBES buscar alternativas diferentes para conseguir aquello que deseas.  HAZLO.

Este trabajo es lo primero que debes hacer.  Pagar las facturas debe preocuparte pero poco, porque si tu objetivo es encontrar el dinero, además de que pierdes tu seguridad, pierdes tu vida buscando lo que no te va a dar nada.

BUSCA y TRABAJA por y para sentirte realizad@ y útil.  El dinero llegará, te lo garantizo.

Y si tienes trabajo pero igualmente sientes que tu vida es la que está “en paro” haz exactamente el mismo ejercicio.

solidaridad2Por último, si quieres que te echemos una mano para conseguirlo, o si quieres ayudarnos a que entre todos lo consigamos te invitamos a unirte a nosotros, cualquier colaboración, económica, de conocimiento, tiempo, apoyo…- es indispensable.

POR TI, POR TODOS!!

¿Por qué un Grupo de Apoyo?

Los Grupos de Apoyo y Trabajo, te ayudarán a abordar cualquier situación difícil en que te encuentres.  Tenemos diferentes grupos establecidos y, aunque cada uno tiene objetivos propios, todos ellos comparten una misma finalidad: SENTIRSE BIEN CON UNO MISMO, ayudando a superar la angustia, la ansiedad, la  frustración, el miedo,… y aprendiendo a abordar las situaciones difíciles que plantea la vida con seguridadconfianza,  y alegría.
Grupo apoyo

¿Por qué los llamamos Grupo de Apoyo? Porqué al reunirnos, al ver  diferentes perspectivas de abordar situaciones conflictivas se amplía nuestra visión y se diluyen nuestros recelos.

¿Y por qué Grupo de Trabajo?  Todo aprendizaje cuesta un esfuerzo, un cambio de actitud, una apertura, una reafirmación de nuestra forma de pensar, un trabajo, gratificante en la mayoría de ocasiones, difícil en otras porque nuestras estructuras previas peligren…

Los Grupos que actualmente tenemos abiertos son:

Iniciamos las reuniones a las 19 horas y estamos en C/Agricultura, 88 de Sabadell (MediaEstruch).    La asistencia es gratuita para todos los socios.  Si no eres Socio, ven igualmente y conócenos, la primera sesión es gratuita.

Si quieres más información ponte en contacto con nosotros o consulta nuestra web Asociación E3 – Energía, Empatía, Equilibrio.

El miedo a la muerte.

En la oscuridad puede hallarse una increíble paz, pues todos los inputs visuales externos dejan de molestar; pero también puedes sentir miedo, no sabes que te rodea, ni si alguien puede agredirte…  Si sucumbes al miedo, el resto de sentidos deja de funcionar correctamente, ya que aumenta demasiado la tensión corporal de tus músculos y tu cabeza sólo evalúa bajo un prisma de MIEDO.

Y…  no sé por qué, en general parece que la oscuridad haga sentir más miedo que paz y algo similar es lo que ocurre con la muerte.  Se relaciona con la oscuridad, con todo lo desconocido que no vemos y da miedo.

La muerte.  Tránsito entre vidas

La muerte. Un cambio de visión

Ahora bien, somos seres humanos  y como tales, también sabemos apreciar la oscuridad: la libertad que proporciona, el aislamiento de condicionantes sociales, los muchos caminos que nos permite recorrer con nuestra mente.

Esta capacidad de percepción, a oscuras y sin movernos de nuestro sitio, o haciéndolo apenas, es el reflejo de lo que ocurre en el tránsito, una mezcla de miedo, unida a la liberación del cuerpo, tal vez del dolor, sin el condicionamiento del entorno, libres de responsabilidades y deberes y pesos, libres para el Nuevo Camino que nos presenta.

No es que la vida sea una carga, o que no valga la pena vivirla, ¡ni mucho menos!  Estamos aprendiendo, cada uno su lección, así es la Inteligencia Suprema del Universo, que a cada uno personaliza su lección.  Cuando el aprendizaje aquí llega a su fin, sigues tu camino.  Y si meditas sobre ello sentirás que esto es así.

Para empezar el día…

Cuando te levantas por la mañana llen@ de energía procura poner orden global, en tu mente, cuerpo y alma, para así tener un día óptimo.

Simplemente, siéntate y toma consciencia de tu cuerpo, de tus ideas, de tus deseos.  No corras, no pongas el piloto automático, -todavía-.  SIENTE TU SER. Nada más.

Después equilibra tus chakras* si te sientes descompensado; haz un poco de ejercicio o estiramientos si te sientes enquilosado; cuida tu cuerpo de forma especial  tras la ducha (aceites, cremas…) si te sientes mimoso…

Escúchate y concédete lo que necesites.  

Es la mejor manera de iniciar el día: DE FORMA CONSCIENTE.

buzon*Si no sabes como equilibrar tus chakras, pregúntanos.  Helpmail (asoc.e3@gmail.com)  para atender todas tus dudas o inquietudes de forma personal y anónima.

La muerte. Camino a la nueva Vida

Para afrontar nuestros miedos lo primero es atreverse a llamar a las cosas por su nombre, sin miedo –no hay motivo-, sin recelo –de qué-, sin tabúes -¿por qué?, sin obscurantismos –ante qué-, sin empalagos y con claridad.  Esa es la forma correcta de abordar la muerte.

La muerte no es más que el fin de la vida que conocemos.  ¿O tu recuerdas cómo vivías en el liquido amniótico?  ¿No cambió totalmente el mundo que conocías en el vientre de tu madre al nacer?  Pues eso es la muerte, simplemente un cambio de entorno, de mundo, de dimensión…

visionNo te quedes con la  visión más pequeña, escasa, fragmentada y en ocasiones fútil.   Si sólo usamos la visión de nuestros ojos, de nuestro aprendizaje social, no podemos ver más allá, por ello, es imprescindible  UN CAMBIO DE VISIÓN.

¿Qué se consigue con este cambio de visión?  Se consigue ver con mayor amplitud, para generar un mayor espectro de visión, de luz, de claridad; para perfilar de forma más difuminada qué es la vida y así poder entender mejor qué es la muerte (o el principio, o la continuación…).  Sólo desde el ángulo actual de visión mayoritaria, la muerte es el final de la vida, pero sólo porque no sabemos ver.

cerrar ojosY lo primero para cambiar la visión es cerrar los ojos.  Con los ojos cerrados aumenta la percepción del resto de los sentidos: el oído, el olfato, el tacto…  Somos más sensibles al entorno y nuestra percepción, la constatación de hechos, cambia.

Pruebalo de forma consciente.  Te sorprenderá
.

Busca el común denominador de tus problemas para resolverlos

Los problemas parecen manifestarse en tantos niveles, en formas tan variadas y con contenidos tan diversos, que crees enfrentarte a una situación imposible.  Así percibidos, el desaliento y la depresión son inevitables. Algunos problemas  surgen inesperadamente, justo cuando creías haber resuelto los anteriores.  Otros permanecen sin resolver bajo una nube de negación, y emergen de vez en cuando, para volver a quedar ocultos, aunque aún sin resolver.

¿Qué hacer para resolverlos definitivamente?

problema2En silencio, con calma, con serenidad, busca en tu interior hasta reconocer el común denominador que subyace a todos los problemas a los que pareces enfrentarte y comprender que dispones de los medios para resolver todos. Pon en duda la realidad de tu versión de lo que son tus problemas.  Todos tus esfuerzos deben estar encaminados a reconocer cuál es el problema de base y cuál su solución.  Pregunta a tu interior y escucha su respuesta, en el silencio llegará.