Archivo mensual: diciembre 2013

Meditación para los procesos de cambio.

Hoy os propongo una meditación que os ayudará a  asomaros a vuestra propia vida,  y mirar a vuestro alrededor, cada paso, cada acción, cada cambio en la vida es como pasar por un puente a un nuevo camino. La vida es una aventura y tu eliges, consciente o inconscientemente,  los elementos que deseas.                                                                                          Lucía Ratera

puentesCierra los ojos y, tras la relajación inicial céntrate únicamente en la respiración… Ahora imagina un puente, fíjate en su base, en el material en que está construido, en su forma, sus anclajes…  Fíjate en la utilidad que tiene, que comunica, si es muy utilizado y por quien…

Sitúate ahora en el borde del puente y mira hacia abajo, ¿es muy alto? ¿corre agua abajo? ¿ves el fondo?, ¿qué ves? ¿qué sensación te da?.

Fíjate ahora en el entorno del puente… Deja que aparezca ante ti: montañas, valles, carreteras, caminos, coches, ciudades… Deja que en tu mente aparezca el entorno del puente imaginado.

Mira ahora hacia el cielo… ¿Qué ves? Cielo azul, nubes, contaminación, edificios, inmensidad, oscuridad…  ¿qué sensación te provoca lo que ves?

Ahora estás sólo en el puente, ni coches, ni personas… sólo tu. ¿Dónde te sitúas? En el centro, en una esquina, intentas salir…; ¿te estiras a mirar el cielo?, ¿te asomas a mirar el río? ¿cuentas los pasos entre una esquina y otra? ¿Qué haces? …

Permite que vengan las imágenes a tu mente, fíjate en ellas y entretente si crees que tienen algo más que decirte…   Cuando lo desees realiza tres respiraciones profundas y vuelve a hacerte consciente de tu cuerpo, cuando estés preparado abre los ojos.

Tu eliges el puente por el que pasas de un lado a otro.  Tal vez elijas el que tiene mucho tránsito y te sientes apabullado; tal vez solo… Ten presente que ERES TU, SOLO TU quien elige el puente a tomar en momentos de inpas.  Y ahora piensa…

  • ¿Cómo era tu puente?
  • ¿Qué sensación te producía?
  • ¿Te gustaba el entorno?
  • ¿Te gustaban las vistas?

Tras esta meditación, tal vez tengas una pista, depende de las sensaciones que te haya producido, de si vas por el camino que deseas, si algo te lo frena, o si algo de esto te produjo malestar, de algo que debas cambiar…  De cualquier manera, espero que hayas disfrutado de esta meditación y te haya sido útil.  Puedes repetirla cada vez que te encuentres en una situación de cambio.

 

Disfruta del paseo. Meditación

Hoy os vuelvo a presentar un ejercicio que iniciamos con un meditación, tras la cual se propone un ejercicio de introspección.  Espero os guste.        Lucía Ratera

Iniciamos la meditación a través de una relajación inicial, tras la que nos centramos únicamente en la respiración…, sigue al aire al inspirar, síguelo al espirar…   entra el aire en tus pulmones…. sale… , cada vez tu sensación de relax, de desconexión del exterior es más profunda…, si te distrae cualquier pensamiento, deja que pase, no lo retengas…  Vuelve a centrarte en tu respiración,…

piesAhora fija tu atención en el pie derecho, en el dedo gordo del pie derecho, visualízalo, siéntelo, la forma, la piel…  Presta ahora atención al segundo dedo, siéntelo… visualízalo, incluso muevelo ligeramente si te ayuda a hacerte más consciente de él…  Continua centrando tu atención en cada uno de los dedos de tu pie derecho… uno tras otro… Un recorrido lento y detallado.  Tras los dedos sentimos cada parte del pie: el empeine, la planta, el talón, el tobillo… Dedica unos minutos a sentir cada parte de tu pie.  Hemos imaginado la piel, los músculos, piensa ahora en su estructura osea, en la sangre que circula… Imagina tu pie derecho hasta el último poro.  Es parte de la base del cuerpo, nos falta la otra mitad, así que repite la visualización con tu pie izquierdo, tu otra parte de sustento, de base…  Siente ahora que los pones en el suelo y que tu cuerpo gracias a esas fuertes y perfectas bases se mantiene “en pie”, se mueve, se desplaza…

Tus pies son la base física de tus movimientos, de lo que te permite, de forma natural, cambiar de lugar.  Ahora revisa las bases de los movimientos de tus acciones, elige la primera acción que se te presente, piensa en las personas que te rodean, en tus pensamientos al respecto, en lo que consigues a través de ellos… Piensa en tus íntimos deseos, manifestados abiertamente o no…   Si al estar en estado de relajación profunda no consigues visualizar el conjunto, no te preocupes, has dado el input, el trabajo ya se está haciendo…

¿Los sigues?  ¿Se dirigen cual tus pies hacia el destino que quieres alcanzar? Igual que el movimiento acompasado de tus pasos, vela porque el movimiento de tus acciones sea acompasado y con un objetivo claro y ten en cuenta que…

La estructura osea de tus pies se corresponde con las personas que te rodean, con tu estructura familiar; tus acciones y objetivos se relacionan con la musculatura del pie, con su piel; tus deseos  vienen reflejados por la sangre que irriga tu pie, (todo tu cuerpo también).  Si tuviste algún problema en la visualización de alguna de estas partes, abre el punto a la reflexión y, de cualquier manera…

¡Disfruta del paseo!

Amor, Luz y Energía creadora.

Es habitual preocuparse por los problemas y acciones que creemos equivocadas de personas a las que queremos, pero normalmente los pensamientos de preocupación y angustia sólo restan energía, nada más.  Puedes aconsejar a partir de tu experiencia y luego deja que el libre albedrío de la persona le conduzca, es su aprendizaje.

Ofreciéndole tu Amor y conocimiento es suficiente, no te preocupes más, en la persona está aceptarlo o no.  Es así de complicado este mundo que hemos creado, con lo fácil y satisfactorio que es que todo sea AMOR, LUZ, ENERGÍA CREADORA… “ALE”.

energiaSi consigues llenarte de ALE, todo cambia. ¡Claro que hay un trabajo, una función!, ¡claro que hay quien querrá y quien no! e incluso quien intentará destruirte, pero no podrá, porque estarás pleno de ALE; igual que no se puede destruir a Dios salvo en uno mismo, que no será destruir, sólo acallar, tapar, dar la espalda.  Pero eso no quita ni un ápice del poder de Dios, solo del poder de la persona que lo acalla, que lo niega.

Es difícil la comprensión… El poder de Dios es infinito, ¿cómo entender esa concepción en un mundo aceptado como finito? Cierto que la Energía global es más viva pero es la VIDA de cada Energía, de la energía de cada ALMA, la que realmente brilla y se siente plena.

Los hombres, al negar la Energía Divina, no brillan, no la sienten, se transforman en algo más animal, más opaco, pero la Energía Divina ahí está, solo que no brilla para quien no quiere verla, aceptarla; para quien se aferra a estructuras de aprendizaje inflexibles y cerradas…., para ellos es difícil.

Si sientes tu Energía Divina, todos los problemas pasan a segundo plano, solucionándose cuando lo necesitas.  Ni te preocupa, en demasía, ni debe preocuparte, porque todo eso se proveerá, sin duda.  Si te centras  en las minucias, pierdes lo realmente importante.

Otro día hablaremos de las minucias….

Lucía Ratera

Deja que la alegría de la plenitud te inunde.

medi3Hoy, tras la relajación inicial nos centramos en la respiración: lenta, profunda, tranquila… Ahora, cambia el ritmo deliberadamente y respira como si hubieses corrido un rato… Son respiraciones cortas, entrecortadas, … siente el ruido que produce esa respiración, es mucho más fuerte de lo normal y el aire no llena, ni de lejos, tus pulmones…

¡Bien! ahora ya puedes realizar una respiración abdominal profunda. Inspira profundamente….,  retén el aire por unos segundos y siente que te sumerges en tu interior…  expulsa el aire suavemente, permaneciendo en ese lugar de paz que tu interior te ofrece.  Repite esta respiración profunda dos veces más…   Con cada nueva respiración  te adentras un poco más en tu propio Ser, aquel con el que a menudo tanto cuesta conectar…  Y ahora, resulta casi fácil.  La respiración profunda, te adentra más en tu propio Ser.

Y al estar, al encontrarte a ti mismo, no puedes sentir sino una profunda felicidad.  Ves, sientes un Ser de luz, de paz, de amor, de serenidad.  Tu Ser, que abraza tu consciencia, te hace sentir quien realmente eres; alivia tu cuerpo y  tu mente.  Mantén una entrevista con tu propio Ser y deja que comparta contigo el Conocimiento que te pertenece, aunque nunca antes habías podido escuchar con tanta claridad.  Dedica unos minutos a este momento.

Siéntete seguro, fuerte, amado. Hoy más que nunca has visto realmente quien eres. Búscate en tu interior siempre que lo necesites. Búscate a diario, porque a diario tu Conocimiento se incrementará

Recúbrete de ese Amor Divino, siéntelo en tu interior con fuerza y deja que la alegría de la plenitud te inunde.

Cuando lo desees, vuelve a tomar conciencia de tu cuerpo, reactivándolo, y cuando estés preparado abre tus ojos.

¡Disfruta a diario de tu encuentro!

Lucía Ratera