Archivo mensual: febrero 2014

Combatir al estrés y su malestar

estresSi te sientes lleno de estrés y además este te produce malestar físico, contracturas, dolor de estómago de cabeza… te propongo unos sencillos ejercicios.

Por lo pronto, procura no focalizarte  ni preocuparte demasiado en el malestar físico que te esté produciendo el estrés -aunque asegúrate de que éste sea el motivo-, sabes que los desajustes de tu cuerpo vienen motivados el mismo,  es un grito de tu cuerpo para que cambies alguna cosa. Implicará reajustes y reequilibrios en tu vida, vamos a ver si podemos hacer que ese reequilibrio sea más rápido y a la vez que no resulte doloroso ni molesto.

De momento, al levantarte por la mañana concédete unos minutosMira el día que hace, sin prisas, conscientemente, la luz del sol, las nubes, la lluvia… es igual, valora lo que aporte cada día, siente la luz de la mañana, respira profundamente, mejor con la ventana abierta (si el entorno es mínimamente agradable), y deja que el aire sea un revitalizante de energía de vida, del nuevo día, llena tus pulmones y siente esa fuerza que recibes con el aire que inspiras y esa regeneración y limpieza con el que espiras.

Siente felicidad por ese momento consciente que dedicas a sentirte vivo, siente la paz de los pájaros libres al sol, del cielo, de las nubes, del mar… (lo que tengas a tu alrededor), siente una conexión con la naturaleza, con el Universo, y todos esos sentimientos sólo al respirar. Se trata dedicar unos minutos a SENTIR.

sentir aguaDespués toma una ducha, focaliza la atención en el agua que cae sobre tu cuerpo, especialmente sobre tu espalda, sobre las cervicales si están cargadas… siente la suave y agradable caricia que el agua te ofrece… No corras, no pienses en la ropa que te pondrás o en lo que tienes que hacer después, concéntrate en las sensaciones del agua sobre la piel y disfrútalas.

Vive unos minutos al día la Conciencia Plena de esos minutos y dentro de lo que puedas, alarga ese conciencia en todo lo que haces.  Disfruta del equilibrio y la tranquilidad que proporciona.

En momentos en que te sientas muy estresado, PARA -puedes hacerlo-, escoge un lugar en que puedas estar solo (si es necesario, te encierras en un lavabo) y respira profundamente, centrándote únicamente en como entra el aire a tus pulmones y en como va saliendo y junto con el aire que espiras desaparecen las tensiones… Céntrate sólo en la respiración… inspirar… espirar… Cuando sientas tu respiración acompasada y serena, traslada esa serenidad a tu mente, a tu cuerpo…   Ya puedes volver al mundo, pero intentando mantener la serenidad.

Y por ahora nada más.  Si tenéis alguna duda, o al realizar el ejercicio sentís algo que os sorprende, ya sea de forma agradable o desagradable,  os agradeceré lo compartáis en el blog, ya que así  también estaréis ayudando a alguien que se encuentre un vuestra situación.    Un abrazo,      Lucía Ratera. 

¿Qué aporta la Meditación a tu vida?

DIGITAL CAMERALa Meditación es es el establecimiento de la conexión con nosotros mismos, con nuestro interior, nuestro Yo superior.

Cuando tomamos una decisión, habitualmente lo hacemos de forma racional, estudiamos pros y contras (o eso creemos porque nuestra visión es sólo parcial), escuchamos opiniones, estudiamos situaciones similares, partimos de experiencias anteriores o simplemente nos dejamos llevar por el qué dirán o por lo socialmente bien visto.

Olvidamos la parte más importante, consultar a nuestro propio Ser, a esa parte superior que habita en cada uno de nosotros y que es continuamente alimentada por la Energía Universal; aquella parte que nos ofrece el conocimiento, la certeza, la seguridad, las respuestas, la paz; aquella parte que nos hará actuar, tal vez no de forma aceptada por la mayoría, porque no se basa en los débiles pilares de la sociedad, sino en el conocimiento propio, en un conocimiento profundo que se adquiere a través de la meditación.

¿Por qué dedicamos gran parte de nuestras fuerzas y energías a nuestro cuerpo, o a nuestro intelecto, pero olvidamos dedicárselo a nuestro Ser? ¿Por qué sólo nos basamos en aspectos racionales y negamos conceptos que afectan a la parte anímica de la persona? ¿Tal vez la sociedad empuja a ello? ¿Tal vez, si no es imagen o ciencia, socialmente se vea como algo para incautos que se deja tomar el pelo??  Y sí, somos tan manipulables…  Hasta para anunciarnos cualquier cosa les ponen nombres técnicos, que en realidad no nos dicen nada, pero nos hacen sentir seguros por estar “científicamente probados”, o creemos que si dedicamos el culto al cuerpo, se harán realidad todos nuestros sueños de éxito y poder.

pensativoPero, si los pasos para sentirte feliz los centras en la ciencia, en el dinero, en el éxito profesional, o en tu cuerpo ¿dónde quedas tu? ¿Qué te hace realmente moverte en una dirección u otra al tomar decisiones? y lo más importante, una vez conseguidos tus objetivos,  lo que supuestamente te va a dar felicidad, ¿perdura en ti la sensación? ¿Te sientes realmente pleno y feliz? ¿Has disfrutado del camino?

Evitamos la comunicación con nuestro interior porque no es un valor reconocido por la sociedad, cuando en realidad la parte más importante.  Parece que a esa parte del Ser, del Yo Superior, prestarle atención sea cosa de “raros”, cuando lo raro es que perpetuemos una sociedad en que la felicidad es una utopía y la satisfacción de hacer lo que “SIENTO que debo hacer” es algo que uno no se atreve ni a plantearse.

¿Por qué?  Porque si conectamos con nuestro Ser dejamos de creer en lo que nos dicen que debemos hacer, que debemos sentir.  Porque empezamos a conocernos a nosotros mismos y ya no necesitamos que nos digan qué nos va a hacer felices, porque cada uno reconoce su camino y lo sigue con seguridad.

La Meditación es el camino que te permite hallar ese estado de felicidad duradera, de plenitud, que todos buscamos, esa satisfacción contigo mismo, esas respuestas a mil preguntas que nos repetimos una y mil veces… ¿Por qué no sale esto si tanto me esfuerzo? ¿Por qué si he conseguido lo que tanto buscaba no soy feliz? ¿Por qué la enfermedad? ¿Por qué me siento perdido? ¿Por qué si lo tengo todo me siento tan vacío? ¿Por qué…?   

La Meditación te ofrece las respuestas que el intelecto te niega.

Atrévete a escucharte, la técnica es muy fácil y los beneficios inmediatos (aunque al principio sólo sean por la relajación que se consigue), con la práctica, pronto empezarás a conectar contigo mismo: sintiendo cosas inesperadas, teniendo claridad sobre tus actuaciones, certeza de tus deseos, sentirás como puedes captar Energía, como se desbloquea tu cuerpo, como se libera tu mente, como recuerdas tu esencia., tus bases…   Son sensaciones tan por encima de las habituales, que no puedes dejártelas perder…   También debes saber que es posible que en ocasiones sientas miedo por las nuevas sensaciones y descubrimientos, o te sientas inseguro… Tranquilo, ocurre siempre que uno inicia un nuevo camino. 

¡Atrévete y empieza a sentir tu vida plena!!.

yoSi necesitas ayuda en este nuevo camino, sólo tienes que pedírmela e intentaré orientarte en los primeros pasos.  El destino bien vale la pena.   Lucía Ratera.             

El perdón y la Felicidad. Meditación

Amor y perdón son dos aspectos básicos para conseguir la Felicidad. Hoy trabajaremos el más difícil, el perdón, y junto a él, los resentimientos y la forma de hacer las paces con uno mismo y con el resto.  

Si la meditación la realizas de forma grupal, poneros en círculo. pero de espaldas entre vosotros, así notaréis la incomodidad que puede producir ese cierre al perdón, y con él, al amor.                                            Lucía Ratera

manosIniciamos la meditación con una relajación inicial, tras la que nos centramos únicamente en la respiración.  Trae ahora a tu mente a alguien con quien guardes resentimiento, piensa por un pequeño instante en el hecho que ha provocado resentimiento. ¿Qué notas?  Se encoge el estómago, se cierran los pulmones, tal vez la rabia te inunde, quizás notes luz roja en el alma, en todo el cuerpo, irascible, atacante, orgullosa, cerrada, robada la capacidad de comprensión…   Vamos a cambiar esos sentimientos que no aportan nada bueno, ni al cuerpo, ni a la mente, ni al alma.

La luz roja, agresiva si la sientes en el estómago, tal vez el hígado, transmútala a amarilla, un amarillo cálido, suave, que te acaricia…   Acompaña la luz a la respiración por aquellas partes de tu cuerpo donde sientas que se cerraron, que te asfixian.  Si sientes el corazón en un puño, si te falta el aire, envía luz verde a la zona, es reconfortante, te cubre y relaja tu angustia, tu rabia… respira suavemente…  céntrate en la luz verde y en tu respiración…  Concédete el tiempo que necesites hasta sentirte en paz.

El cuerpo ya lo hemos reequilibrado, ahora veamos que ocurre con la mente; ¿cómo perdonar? ¿cómo liberarse del resentimiento?

zenRealiza tres respiraciones profundas, pero antes de tomar el aire piensa en el hecho en sí, en la imagen que guardas del mismo.  Ahora inspira, deja que el aire en tu abdomen absorba la imagen “imperdonable” que sientes, expulsa el aire y con él la imagen, a la vez que sientes como se va diluyendo…   Antes de la segunda inspiración profunda piensa en la persona que te produjo la afrenta , inspira profundamente y llévate  su rostro de enfado al espirar, a fin de que sólo quede luz, al desdibujarse el rostro, ves el Ser, ves su luz.   Por último, inspira profundamente y ahora ves tu dolor, permite que sea absorbido por el aire que retienes y siente, al espirar, como ese dolor es expulsado y como te has quitado un peso enorme.  Te sientes ligero, contento…  Imagínate riendo.  Disfruta de tu imagen ligera y risueña, intégrala en ti, en tu mente, en tu pensamiento.  Cuando estés dispuesto, vuelve a activar lentamente tu cuerpo, manteniendo la sensación de ligereza y felicidad.

Normalmente, los hechos que provocaron resentimientos, no revierten  mayor importancia, lo que sí es problema es el resentimiento que guardamos, por ello, disfruta de la sensación de ligereza y descarga por el peso que acabas de quitarte de encima y realiza esta meditación tan a menudo como lo necesites. Los resentimientos son una parte importante de las cargas que llevamos y se reflejan en nuestra salud y estado de ánimo.

¡Disfruta de la libertad que ofrece el perdón! 

“La muerte. Camino a la nueva Vida”, el libro.

libro4¿Qué es lo realmente importante en la vida? ¿Cómo  estar seguro de que la muerte no es el fin? ¿Cómo afrontar la muerte de un ser querido? ¿y la propia? ¿Por qué a veces todo parece tan injusto, tan difícil? ¿Cómo podemos cambiar nuestra visión actual sobre la muerte? ¿Qué se puede entender de las diferentes causas de muerte?

De forma sencilla, clara y contundente se van desgranando las respuestas, con tal simplicidad que parece mentira, que teniéndolas tan cercanas, resultase tan difícil verlas. Estas reflexiones no solo hacen que enfrentarse a la muerte, la propia o la de un ser querido sea más fácil, también ayudan a vivir mejor, aprovechando el regalo de esta vida.

¡Ya a la venta!

 Si desea  adquirir el libro o saber más sobre el mismo pulse aquí.   

libro1