Archivo mensual: junio 2014

Trabaja mentalmente tu cuerpo

El poder de la mente es infinito.  Compruébalo llevando a cabo esta meditación y siente como tienes el control sobre tu cuerpo, sobre la circulación de la sangre, sobre el movimiento de tu corazón, que puedes acelerar o frenar cuando lo desees, igualmente puedes rebajar el malestar o dolor de cualquiera de tus órganos.  Este tipo de meditación requiere un poco de práctica, pero es muy efectiva. Pruebala y si quieres nos cuentas.                 Lucía Ratera  (Meditación Miceteu)

anatomiaTras la relajación inicial, céntrate en tu propia respiración.  Escucha el silencio, escucha tu respiración…, siente el movimiento acompasado de tus pulmones…, siente el latido de tu corazón.  Ahora intenta cambiar su ritmo, si lo sentías lento aceléralo y si lo has sentido rápido intenta ralentizarlo.  Vuélvelo ahora más lento porque vamos a relajar las tareas vitales del cuerpo para que la energía se dirija a las zonas más débiles o enfermas.

Céntrate en la respiración y ordena a tu corazón que ralentice sus latidos siente la sangre circular por tu cuerpo con calma, llevando a cabo su tarea de limpieza, oxigenando y regenerando de forma lenta pero eficaz. Relaja y limpia tu cuerpo.

Notas el continuo movimiento del corazón, del motor, sin que sufra estrés o desgaste. Sientes la sangre circular por tus arterias, asegurando una óptima presión, ni alta, ni baja, la óptima para tu cuerpo; la sangre circula tranquila, pura, limpia, sana… Llevando a cabo su labor… Siéntelo…

Dirígete ahora a la zona donde sientas alguna molestia física, a tu punto débil, céntrate en ella, busca la raíz de tu malestar, ¿de dónde proviene? ¿qué temes? ¿Por qué está ahí? ¿Qué debes hacer? Céntrate en tu respiración, en ese latido acompasado, en la sangre limpiando tu cuerpo y estate alerta para reconocer las respuestas.

Toma una respiración profunda y siente que todos tus órganos llevan a cabo su función correctamente, visualiza primero el corazón y pulmones y cúbrelos de luz verde, siéntete protegido y fuerte; baja tu atención hacia el hígado, páncreas, bazo, estómago  y cúbrelos con luz amarilla, una suave luz que acaricia cada uno de tus órganos y los revitaliza; por último baja tu atención hacia los riñones y la zona genital y cúbrela de luz naranja, siente el efecto que produce en ti.

Cuando lo desees, toma poco a poco conciencia de tu cuerpo, y cuando estés preparado abre los ojos, sintiéndote  revitalizado y lleno de energía y salud.

Camino hacia tu interior. Meditación

Una sencilla meditación que te permitirá entrar en tu interior y reconocer lo mejor de ti.  Al reconocerlo llevaremos esa fortaleza a tu parte consciente, llenandote de ella, lo que te aportará una increible sensación de bienestar. !Disfruta de ella!.                    Lucía Ratera

cuevaTras la relajación inicial céntrate en el círculo de la respiración, inspirar…, espirar… un círculo entre tu nariz y pulmones, pulmones, nariz..  Sigue ese círculo y deja que te conduzca más y más a tu interior…  Cada vez percibes menos inputs del exterior, cada vez entras más en tu interior.

Puede que  en el camino hacia tu interior, en ese círculo cada vez más interno de tu respiración, encuentres tensión, miedo, oscuridad, desorientación… No pasa nada, síguelo ¿qué vas va temer de ti mismo?  Adelante, vas a tu propio encuentro.  Sigue ese círculo, sigue tu respiración, cada vez más interiorizado en ti, en tu esencia, en tu Ser.

Llegarás a un momento en que sientes una inconmensurable sensación de paz, de calidez, de tranquilidad.  Ya has llegado a tu interior; ya has sobrepasado las barreras que el ego interpone, ¡enhorabuena!.  Disfruta del silencio, de tu Ser, de la alegría, de la protección que cuentas y de la que ahora eres totalmente consciente.  Siéntela y llénate de ella.

Escoge lo que te haya impactado más fuertemente de los sentimientos recibidos: paz, alegría, seguridad, luz…  Céntrate nuevamente en el círculo de tu respiración, cambiando el sentido de dicho círculo, lentamente ve ampliándolo con cada nueva respiración, vas percibiendo tu cuerpo poco a poco, tomando consciencia de él, y a la vez sientes que el mensaje recibido se graba en tus células: paz, paz… Siente que la sensación te inunda, te pertenece, te acompaña, te rodea… De dentro hacia fuera.

Dandelion at SunsetSigue ampliando el círculo de la respiración, hasta que no sólo inundo tu cuerpo, sino que refulge de luz, eres emisor de paz, de alegría, del sentimiento que hayas escogido en tu interior. Y al refulgir en ti se incrementa más, si cabe, la sensación de bienestar, de plenitud.  Compártela. Siéntela. Disfrútala.  Permite que inunde todo a tu alrededor.

Cuando hayas acabado, realiza una respiración profunda y ve tomando poco a poco consciencia de tu cuerpo.  Cuando estés preparado abre los ojos.

Mensajes del futuro.

El tiempo existe en esta dimensión, pero a través de la meditación podemos viajar a través de él tanto como deseemos.  Hoy vamos a hacernos una visita al futuro; nada debes temer, porque sea cual sea la experiencia te ayudará a reforzar tus pasos y actitudes actuales o a descubrir alguna cosa que debes cambiar.                    Un abrazo, Lucía.

familia6Tras la relajación inicial, céntrate en la respiración, en un imaginario círculo que se forma al respirar entre tu nariz y tus pulmones, inspira….   espira…   sigue la respiración en círculo, un círculo que poco a poco se va ampliando y conduciéndote como si fuese un túnel hacia delante, sigue ese túnel que se va abriendo, cada vez más y más y cuando creas que has llegado, siente que das un salto y te sitúas en un momento de tu futuro.

Intenta verte y reconocerte, tal vez la imagen inicial sea difusa, permite que se vaya aclarando, que los detalles vayan apareciendo…  ¿Cuál es tu primera impresión al verte? ¿Luce una sonrisa en tu rostro o te ves triste? ¿Cómo está tu espalda, tu cuerpo, tu expresión… ?  ¿Y tu entorno? ¿Quién te acompaña?

Sea cual sea la imagen que percibas, pregúntale o mira como has llegado allí. Espera la respuesta, visualizando la imagen y ampliándola si así lo deseas, sólo tienes que dar el input y esperar.  Si sientes que te dispersas, vuelve a centrarte en la respiración para recuperar la atención.

¿Estás dónde esperabas? ¿con quién te esperabas? ¿mejor o peor?  Lleva a cabo todo el descubrimiento de tu entorno de forma lenta, tranquila con tiempo, disfruta del paseo y obtén el máximo de información.

Realiza una respiración completa y profunda, siente que vuelves a situarte en el túnel por el que has llegado, ahora el círculo de tu respiración gira al revés y cada vez se va aproximando más a ti, y tu con él hasta llegar al momento presente.  Integra a tu consciencia el mensaje  recibido, y depende del mensaje o la conclusión sacada en tu viaje, ten la convicción que vas por buen camino o que hay cosas y actitudes que debes empezar a cambiar.  Aprovecha el mensaje recibido y siéntete agradecido y feliz por ello.