Camino hacia tu interior. Meditación

Una sencilla meditación que te permitirá entrar en tu interior y reconocer lo mejor de ti.  Al reconocerlo llevaremos esa fortaleza a tu parte consciente, llenandote de ella, lo que te aportará una increible sensación de bienestar. !Disfruta de ella!.                    Lucía Ratera

cuevaTras la relajación inicial céntrate en el círculo de la respiración, inspirar…, espirar… un círculo entre tu nariz y pulmones, pulmones, nariz..  Sigue ese círculo y deja que te conduzca más y más a tu interior…  Cada vez percibes menos inputs del exterior, cada vez entras más en tu interior.

Puede que  en el camino hacia tu interior, en ese círculo cada vez más interno de tu respiración, encuentres tensión, miedo, oscuridad, desorientación… No pasa nada, síguelo ¿qué vas va temer de ti mismo?  Adelante, vas a tu propio encuentro.  Sigue ese círculo, sigue tu respiración, cada vez más interiorizado en ti, en tu esencia, en tu Ser.

Llegarás a un momento en que sientes una inconmensurable sensación de paz, de calidez, de tranquilidad.  Ya has llegado a tu interior; ya has sobrepasado las barreras que el ego interpone, ¡enhorabuena!.  Disfruta del silencio, de tu Ser, de la alegría, de la protección que cuentas y de la que ahora eres totalmente consciente.  Siéntela y llénate de ella.

Escoge lo que te haya impactado más fuertemente de los sentimientos recibidos: paz, alegría, seguridad, luz…  Céntrate nuevamente en el círculo de tu respiración, cambiando el sentido de dicho círculo, lentamente ve ampliándolo con cada nueva respiración, vas percibiendo tu cuerpo poco a poco, tomando consciencia de él, y a la vez sientes que el mensaje recibido se graba en tus células: paz, paz… Siente que la sensación te inunda, te pertenece, te acompaña, te rodea… De dentro hacia fuera.

Dandelion at SunsetSigue ampliando el círculo de la respiración, hasta que no sólo inundo tu cuerpo, sino que refulge de luz, eres emisor de paz, de alegría, del sentimiento que hayas escogido en tu interior. Y al refulgir en ti se incrementa más, si cabe, la sensación de bienestar, de plenitud.  Compártela. Siéntela. Disfrútala.  Permite que inunde todo a tu alrededor.

Cuando hayas acabado, realiza una respiración profunda y ve tomando poco a poco consciencia de tu cuerpo.  Cuando estés preparado abre los ojos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s