Archivo mensual: octubre 2014

Conferencia “Autosanación con elementos naturales. Método Miceteu”

cartell gral. 2Las próximas semanas iniciamos conferencias de Presentación del Método Miceteu.

El Método Miceteu es un programa de aprendizaje para la sanación y el bienestar, basado en la Meditación, la Introspección y la Canalización de Energía de minerales, plantas, árboles y arcilla.

Estas acciones actúan sobre los tres niveles de conciencia: mental, físico y emocional, lo que permite llevar a cabo un profundo y eficaz trabajo de sanación.

El objetivo de nuestro programa es enseñar a captar la Energía natural que nos rodea, dando a conocer las principales características (a nivel de sanación Miceteu) de minerales, plantas y árboles, así como enseñar a captar la Energía Universal a través de la meditación.

Las conferencias inicialmente previstas son en Sabadell:

  • Lunes 27 de octubre, en el Centro Cívico de la Concordia (C/Lusitania, 3) a las 19 horas.
  • Miércoles 5 de noviembre, en Cal Balsach (Ctra. Prats, 2), a las 19 horas (catalán).

Si queréis contactar con nosotros para ampliar información podéis enviarnos un email a: asoc.e3@gmail.com.

…Y los sábados 8, 15 y 22 de Noviembre, realizamos un curso presencial para que tu mismo puedas utilizar estos elementos y sanar tu cuerpo.   Pulsa aquí para más información

Os esperamos!!

Anuncios

Los sueños perdidos

Antes de iniciar esta meditación me gustaría puntualizar que los sueños perdidos muchas veces son sin sentidos a los que nos aferramos en momentos de frustración o decepción, por eso es importante esta meditación, porque te ayudará a retomarlos o a desecharlos.  Ten presente que la vida tiene sentido cuando das, cuando recibes, cuando amas, cuando compartes; asegúrate que todos tus sueños, tus objetivos en fin, contengan esos ingredientes.                                  Lucía Alonso.

espiral3Tras la relajación inicial, céntrate en el círculo de la respiración, el círculo del aire entre la nariz y pulmones, pulmones-nariz…  Síguelo con tu mente, lentamente, de forma acompasada, inspirar… espirar… Poco a poco siente que ese círculo va formando imágenes concéntricas hacia tu interior, formando como un túnel que decides seguir, caminas por él hacia tu interior, ve permitiendo que tu respiración lo siga alimentando, y ve avanzado más y más hacia tu interior…  Al final se vislumbra un potente punto de luz, lo que hace que ese viaje sea agradable y que el destino  sea un objetivo claro y deseado.

Al llegar escucha si hay algún sonido; tal vez niños, quizás risas o llanto, tal vez sea un lugar de silencio…  ¿Dónde has llegado?  Deja que poco a poco la imagen se vaya formando y que los detalles vayan apareciendo.  ¿Hay algún conocido? ¿Qué sentimientos te produce el encuentro? ¿Te dicen algo?  Si no hay nadie puedes llamar a quien desees; puedes preguntarle lo que quieras.  Habla de alma a alma.

Continua el camino, ahora estás buscando sueños perdidos, sueños que un día dejaste a un lado.  Hagamos las paces con el deseo frustrado, tomando conciencia de que no fueron más que sin sentidos o que vamos a retomarlos.  Ve hacia atrás en una linea temporal, sigue caminando y observa tu vida, cuando y porqué renunciaste a un sueño? ¿Te arrepientes?.

En cada parada, en cada evaluación ve vaciando tu mochila de frustración (visualiza que quitas el peso de tu espalda y lo dejas a un lado), porque hoy eres consciente que fue un sueño sin sentido o decides retomarlo.

ligeraCuando acabes el camino dirígete a la salida del túnel con la ligereza que permite esta puesta al día.  Cambia la dirección de los círculos de tu respiración y poco a poco ve regresando al momento actual.

Cuando te sientas ya aquí, antes de abrir los ojos, respira profundamente e integra a tu parte consciente las decisiones y experiencias vividas.

¡Disfruta de la experiencia!

Siente tu poder

El objetivo de esta meditación es descubrir zonas bloqueadas o enfermas y sanarlas o rebajar sus molestias.  El poder que la luz visualizada te otorga es grande, compruebalo y disfruta de él.     Lucía Alonso.

Tras la relajación inicial, céntrate de forma especial en la respiración, en la entrada y salida del aire.  Haz con tu mente un círculo imaginario formado por el aire que va de tu nariz a los pulmones y de estos a la nariz…  Síguelo hasta que sientas tu mente totalmente relajada.

energiaAhora imagina un punto de luz brillante frente a ti, a la altura del corazón.  Es una luz atractiva, brillante, juguetona, siéntete cómodo ante ella…, te proporciona calidez y seguridad. Permite ahora que se mueva alrededor de tu cuerpo, que crezca, que te envuelva y que, finalmente, se integre en ti, iluminando todo tu Ser, especialmente aquellas zonas o pensamientos donde no te atreves a entrar.  La luz es un regalo que te facilita la visión y te muestra que tus miedos no son reales.

Condensa ahora la luz y súbela hasta la cabeza, sintiendo que ilumina tu interior. Ve bajando poco a poco la luz, primero por la columna, después por las piernas, vuelve a subir, ahora por delante y por último repasa tus brazos.  Ve examinando poco a poco tu cuerpo, tus sensaciones y sentimientos bajo la luz de la sabiduría que tienes a tu alcance.

ojos cerradosSi percibes algún problema, siente que bajo la luz, sólo con tu mano puedes arreglarlo.  Siente que acaricias la zona, o que la recolocas suavemente; puedes quitar, poner, presionar suavemente, estirar, soplar…  lo que quieras, lo que sientas que te cuerpo necesita. Si llegas a alguna zona oscura o turbia, simplemente deja que la luz crezca, que emita un suave calor que disperse la niebla y entonces verás con claridad.  Con los ojos cerrados tienes la capacidad de verte tal y como eres, por fuera y por dentro, por delante y por detrás; aprovéchalo.

Baja ahora la luz por tus brazos, lentamente, al llegar a las manos siente que la luz se concentra sobre las mismas, una fuerte bola de energía que va creciendo y que finalmente cubre todo tu cuerpo, proporcionando una gran sensación de bienestar y protección.  La luz vuelve a tus manos y con tu imaginación la vas concentrando, tu tienes el poder.  Cuando es pequeña, simplemente la atrapas entre tus manos, se integra en ti y desaparece.  La luz te pertenece, es tuya.  Utilízala siempre que la necesites.