Archivo mensual: noviembre 2014

Toma el control de tu cuerpo.

¿Qué ocurre cuando sufres un susto? ¿Tal vez dejas de respirar por unos segundos y te quedas con la boca abierta?  Hoy vamos a sentir de forma consciente que ocurre cuando dejamos de respirar y cuando tomamos el control sobre nuestro cuerpo y sus funciones.  ¡Toma el control de tu cuerpo y disfruta de esta meditación!

respiracionTras la relajación inicial, céntrate en el círculo de la respiración, sólo en la entrada y salida del aire: inspira, espira, inspira… Cuando sientas tu mente y cuerpo totalmente relajados, retén la respiración.  Todo queda parado, todo en guardia, esperando TU ORDEN para renovar el movimiento, cuando quieras -en unos 20 o 30 segundos-, vuelve a respirar.

Tus movimientos conscientes han quedado parados y has sentido que tienes el poder de que tu cuerpo se sienta mejor o peor, tu ordenas.

Respira, sigue el círculo de la respiración, enviando los inputs a tu cuerpo de que TU ORDENAS, y ahora no quieres otra cosa sino que todas tus funciones se regulen a la perfección, así visualizaremos órganos, sistemas, células, huesos, venas y arterias… para asegurar su correcto funcionamiento. Para ello  imagina tu cuerpo, su interior, desde la cabeza, hasta los pies y, si encuentras o sientes alguna molestia o malestar, para tu respiración, retenla unos segundos, centrado en la zona de la molestia, y cuando lo creas oportuno vuelve a respirar, sintiendo, ordenando que todo funciona a la perfección, que tus células se regeneran, que bloqueos y tensiones desaparecen, que tus órganos trabajan suavemente y sin esfuerzo. Siente que tienes el poder, que cualquier dolencia o malestar ha sido creado por ti mismo, por tu inconsciente que asustado o preocupado no recordó que debía respirar y dejó de hacerlo, por eso enfermó la zona que en aquel momento era más débil.

DIGITAL CAMERAPermite que todo tu cuerpo respire acompasadamente y siente que ese aire limpia, oxigena y nutre todas las funciones de tu cuerpo.

Cuando hayas recorrido todo tu cuerpo, haz un par de respiraciones profundas, y poco a poco ve tomando conciencia de tu cuerpo.  Cuando estés preparado abre los ojos, sintiendo la oxigenación y limpieza que se ha producido en tu cuerpo.

Un abrazo,   Lucía R. Alonso

Anuncios

Disfruta del camino. Meditación

A menudo nos centramos tanto en el objetivo, que olvidamos disfrutar de lo que nos aporta el camino; de todas sus vivencias y experiencias, de vivirlas cual una aventura llena de retos y posibilidades.  Espero que esta meditación te conduzca a vivir plenamente tanto el camino, como la maravillosa sensación de llegar a la cima.   Un abrazo.      Lucía R. Alonso.

2014-07-17 12.04.27Tras la relajación inicial céntrate en la respiración, prestando especial atención al ruido del aire cuando respiras…  es un aire limpio y fresco.

 Imagina que estás subiendo una montaña, sientes que te cuesta llenar los pulmones en profundidad por la ascensión que llevas a cabo, pero eres consciente de las múltiples experiencias que vives: el olor de las flores, el aire en la cara, viejos y fuertes árboles aportando su sombra…; un riachuelo en el que jugar y refrescarte…   Pero también pasas por una zona escarpada y difícil, una zarza se engancha en tu ropa y pincha tu piel.  De pronto hay un lodazal, no sabes como pasar…  Entonces empiezas a buscar piedras y haces una camino que te permite pasarlo sin apenas mancharte, tal vez se moje un poco tu zapato pero no importa, has superado el obstáculo…   Imagina, revive, disfruta y deleitate con las experiencias del camino.

Ahora ya estás casi en la cima, los músculos de tus piernas tiran, están cansados.  A ratos te falta el aire para respirar; sólo piensas en un paso más y otro y otro… El cansancio te hace parar a pesar de las ganas que tienes de llegar… y levantas la cabeza y ves aquello que te rodea:  el sol entre los árboles, un pájaro que canta para ti, o más allá otros danzando al viento.  Sientes el aire fresco en la cara y no puedes sino estar agradecido y feliz, aunque siga siendo difícil respirar… en pocos minutos sientes que se acompasa esa respiración, te has empapado de la belleza del entorno, falta poco para la cima, cada vez menos, tu objetivo es claro… y el camino un reto que te hace sentir vivo.

cumbre

Llegas a la cumbre y miras a tu alrededor, el poder de estar allí arriba, de ser dueño de tu cuerpo, la visión diferente y global que te aporta… Te sientes genial, una maravillosa sensación de triunfo que compartes con todos aquellos que te acompañan.  Triunfo, capacidad, seguridad, confianza.

Allí arriba, sentado o estirado cómodamente sólo tienes que sentir los elementos y disfrutar de ellos, cargarte con su maravillosa energíaSon tantos los regalos que hay para ti. Disfrútalos, simplemente siente que estás echado en este momento, arriba en la cima, siente lo que te rodea.

Bajar será un placer, tus piernas están cansadas, pero te has hecho consciente de tu fortaleza.  Tu mochila está vacía de carga y tu lleno de energía que puedes enviar a la zona del cuerpo que lo requiera.

Cuando llegues a destino, toma una respiración profunda, lleno de satisfacción y energía, hazte consciente de cada parte de tu cuerpo y cuando estés preparado abre los ojos manteniendo dichas sensaciones.