Archivo de la categoría: Meditación Canalizadora Energía

Renueva tu energía vital

meditacion-0222Tras la relajación inicial, céntrate en la respiración, en la entrada y salida del aire… Traza un círculo imaginario con tu mente entre la nariz y los pulmones, y ve siguiendo ese círculo al ritmo de la respiración, hasta que notes que tu mente está totalmente relajada…

Siente tu corazón, nota su movimiento continuo y armónico… Pon tu atención en el  centro del pecho, siente ahí tu centro de Energía Vital, está conectado con la respiración y alimentado por la Energía que nos rodea, ya sea de la Tierra, ya del Universo.

Vamos a sentir esa energía de forma consciente.  Sin perder la conexión con ese punto de Energía Vital, dirige tu atención a la columna, notarás que se amplifica dicha energía… Bien…  Ahora pon tu atención en el coxis, en la base de la columna, siente como si desde ahí te enraizases en la tierra y absorbieses la energía que necesitas, igual que alimenta árboles y plantas,te nutre a ti.  La Tierra te entrega su energía con Amor y te cargas de ella de forma consciente y agradecida.  Visualiza esa fuerza que entra a través de la base de tu columna, imagínala de color rojo…; poco a poco ve ascendiendo la atención por tu columna y ve cambiando el color de rojo a naranja, estás en la zona lumbar.  Permite que la luz naranja vaya hacia tu vientre y lo inunde energía; lo acaricia, lo relaja, lo sana…

chakrasVuelve la atención a la columna y sigue ascendiendo…, cuando llegues a la zona del ombligo la luz será ya amarilla, de la columna pasa hacia tu estómago y siente como lo va cubriendo… La luz se extiende hacia el hígado, el páncreas…, permite que toda la zona se cubra de color amarillo; siente como te acaricia la luz.

Regresa nuevamente tu atención a la columna y sigue ascendiendo hasta la zona del corazón.  Ahora el color es verde, sientes cómo inunda tu pecho, sientes que lo llena y reconforta.  Tu centro de energía vital crece.  Disfruta las sensaciones.

Sitúa ahora la atención en la parte superior de la cabeza, nota una potente luz blanca que te inunda, te ilumina… Poco a poco va bajando y se convierte en color violeta, tal vez índigo; centra tu atención en el centro de la frente y deja que dicha luz inunde tu cabeza.  Cuando lo desees ve bajando la atención hasta la garganta… La luz se va aclarando y se convierte en un azul más suave; deja que recorra la zona, siente como te acaricia.

meditPor último sigue bajando la luz hasta el centro del pecho, tu centro de Energía Vital, la luz es verde.  Siente como se inunda tu pecho de fortaleza, regado por la Energía Universal y la Energía de la Tierra.  El sentimiento de Amor, de Plenitud te inunda, te desborda, sientes que es tan grande que incluso emites parte de esa energía, de esa luz y te cubres de un aura brillante.

Disfruta de esta sensación tanto tiempo como desees, siente la fortaleza, seguridad y bienestar que te transmite.  Cuando quieras regresar, toma una respiración profunda, notando que toda la energía que has captado se integra en cada una de tus células.  Una nueva respiración profunda.  Cuando estés preparado o preparada abre tus ojos.   Un abrazo  a todos!  Lucía R. Alonso

Aquietar la mente y sanar el cuerpo. Meditación

Los mantras son sonidos primigenios que repetidos generan una vibración que producen un estado mental específico, estimulando y regulando el equilibrio y sanación del cuerpo.  La meditación que te propongo es una meditación de atención plena, y la llevaremos a cabo repitiendo el mantra “So – Hum” (Yo Soy).

respirarTras la relajación inicial, centra tu atención en la respiración.  Cada vez que inspires repite para tu interior el mantra “So” y al espirarHum (jam).  Repítelo en voz baja, siempre siguiendo el ritmo de la respiración.

Cuando vengan ideas, imágenes o sensaciones a tu mente, es normal que ocurra, déjalas pasar y vuelve a centrarte en el mantra:  “So – Hum”.   Lleva a cabo este ejercicio durante 15 o 20 minutos.

Cuando finalices, sigue con los ojos cerrados, deja de repetir el mantra y permanece durante aproximadamente un minuto, relajado y con los ojos cerrados, tomando conciencia de tu cuerpo.  Cuando estés preparado, preparada ya puedes abrir tus ojos.

Lo que ocurre al llevar a cabo esta meditación es que pensamientos y mantras interfieren entre sí, anulándose entre ellos.  Con ello se consigue ir aquietando la mente y el cuerpo, lo que permite que la energía interior crezca y con ello se consigue aumentar la capacidad sanadora del propio cuerpo.

Siente tu poder

El objetivo de esta meditación es descubrir zonas bloqueadas o enfermas y sanarlas o rebajar sus molestias.  El poder que la luz visualizada te otorga es grande, compruebalo y disfruta de él.     Lucía Alonso.

Tras la relajación inicial, céntrate de forma especial en la respiración, en la entrada y salida del aire.  Haz con tu mente un círculo imaginario formado por el aire que va de tu nariz a los pulmones y de estos a la nariz…  Síguelo hasta que sientas tu mente totalmente relajada.

energiaAhora imagina un punto de luz brillante frente a ti, a la altura del corazón.  Es una luz atractiva, brillante, juguetona, siéntete cómodo ante ella…, te proporciona calidez y seguridad. Permite ahora que se mueva alrededor de tu cuerpo, que crezca, que te envuelva y que, finalmente, se integre en ti, iluminando todo tu Ser, especialmente aquellas zonas o pensamientos donde no te atreves a entrar.  La luz es un regalo que te facilita la visión y te muestra que tus miedos no son reales.

Condensa ahora la luz y súbela hasta la cabeza, sintiendo que ilumina tu interior. Ve bajando poco a poco la luz, primero por la columna, después por las piernas, vuelve a subir, ahora por delante y por último repasa tus brazos.  Ve examinando poco a poco tu cuerpo, tus sensaciones y sentimientos bajo la luz de la sabiduría que tienes a tu alcance.

ojos cerradosSi percibes algún problema, siente que bajo la luz, sólo con tu mano puedes arreglarlo.  Siente que acaricias la zona, o que la recolocas suavemente; puedes quitar, poner, presionar suavemente, estirar, soplar…  lo que quieras, lo que sientas que te cuerpo necesita. Si llegas a alguna zona oscura o turbia, simplemente deja que la luz crezca, que emita un suave calor que disperse la niebla y entonces verás con claridad.  Con los ojos cerrados tienes la capacidad de verte tal y como eres, por fuera y por dentro, por delante y por detrás; aprovéchalo.

Baja ahora la luz por tus brazos, lentamente, al llegar a las manos siente que la luz se concentra sobre las mismas, una fuerte bola de energía que va creciendo y que finalmente cubre todo tu cuerpo, proporcionando una gran sensación de bienestar y protección.  La luz vuelve a tus manos y con tu imaginación la vas concentrando, tu tienes el poder.  Cuando es pequeña, simplemente la atrapas entre tus manos, se integra en ti y desaparece.  La luz te pertenece, es tuya.  Utilízala siempre que la necesites.

Viaja al Universo, siente su potencia y su fuerza.

Hoy vamos a hacer un viaje al Universo para captar su Energía y llenarnos de ella, de toda su fuerza y potencia.  Lee primero las instrucciones un par de veces, integra en tu mente lo que más te llame la atención, después pon una música suave y lleva a cabo este viaje, dejándote sorprender de lo que veas y sientas, llénate de paz, belleza y seguridad.  Ese es el objetivo de esta meditación Miceteu, disfrútala.     Espero que te guste,  Lucía R. Alonso.

Tras la relajación inicial, céntrate en la respiración, en la entrada y salida del aire, en el círculo imaginario entre tu nariz y pulmones, lleva a cabo una serie de respiraciones centrado únicamente en ese círculo.

universo2Pon ahora tu atención en el séptimo chakra, en la parte superior de tu cabeza , y siente que a través del mismo se establece una conexión con el Universo a través de un potente rayo de luz, brillante y cálido a la vez, un canal por el que te sientes atraído y por el que vas a viajar.  Siente que asciendes por dicho canal de luz, es una ascensión rápida, donde el tiempo o el espacio no tienen cabida, sin más estás en el centro del Universo y puedes moverte por el mismo a tu antojo.

A momentos puedes sentirte gigante, tanto como un planeta o estrella y después pasar absolutamente inadvertido en medio del Universo, pero sientes y sabes que tu diriges este viaje; un viaje en el que estás rodeado de belleza, de luz, de millones de cosas por descubrir.

Un  viaje en el que puedes comunicarte libremente con todo aquello que ves, o que no ves, pero sientes que está.  Disfrutas de la luz y la oscuridad, de las estructuras de las formaciones de las galaxias, que ves en la cercanía y reconoces como tu propia estructura molecular.

Disfrutas de ser observador silencioso y, a la vez de poderte comunicar con sólo tus pensamientos; cualquier pregunta que te genere lo que observas puedes hacerla y escuchar la respuesta, porque tienes esa capacidad.

noche est2Cambia de plano si lo deseas. Para y descansa, observa y siente ahora todo aquello que te rodea, el silencio, la paz, la belleza, la plenitud…  Llénate de ese inconmensurable sentimiento y, cuando lo desees, siente que vuelves a situarte en el tunel de luz que conecta con tu cuerpo y viajas de nuevo hacia él, sintiéndote más fuerte y más seguro de lo que te habías sentido en mucho tiempo.

Ahora integra a tu cuerpo ese sentimiento de poder, de paz, empieza por tus pies y ve subiendo lentamente la atención por todo tu cuerpo, transmitiendo a tus células el sentimiento de paz vivido.  Cuando acabes, realiza un par de respiraciones profundas y cuando estés preparado abre tus ojos.

Trabaja mentalmente tu cuerpo

El poder de la mente es infinito.  Compruébalo llevando a cabo esta meditación y siente como tienes el control sobre tu cuerpo, sobre la circulación de la sangre, sobre el movimiento de tu corazón, que puedes acelerar o frenar cuando lo desees, igualmente puedes rebajar el malestar o dolor de cualquiera de tus órganos.  Este tipo de meditación requiere un poco de práctica, pero es muy efectiva. Pruebala y si quieres nos cuentas.                 Lucía Ratera  (Meditación Miceteu)

anatomiaTras la relajación inicial, céntrate en tu propia respiración.  Escucha el silencio, escucha tu respiración…, siente el movimiento acompasado de tus pulmones…, siente el latido de tu corazón.  Ahora intenta cambiar su ritmo, si lo sentías lento aceléralo y si lo has sentido rápido intenta ralentizarlo.  Vuélvelo ahora más lento porque vamos a relajar las tareas vitales del cuerpo para que la energía se dirija a las zonas más débiles o enfermas.

Céntrate en la respiración y ordena a tu corazón que ralentice sus latidos siente la sangre circular por tu cuerpo con calma, llevando a cabo su tarea de limpieza, oxigenando y regenerando de forma lenta pero eficaz. Relaja y limpia tu cuerpo.

Notas el continuo movimiento del corazón, del motor, sin que sufra estrés o desgaste. Sientes la sangre circular por tus arterias, asegurando una óptima presión, ni alta, ni baja, la óptima para tu cuerpo; la sangre circula tranquila, pura, limpia, sana… Llevando a cabo su labor… Siéntelo…

Dirígete ahora a la zona donde sientas alguna molestia física, a tu punto débil, céntrate en ella, busca la raíz de tu malestar, ¿de dónde proviene? ¿qué temes? ¿Por qué está ahí? ¿Qué debes hacer? Céntrate en tu respiración, en ese latido acompasado, en la sangre limpiando tu cuerpo y estate alerta para reconocer las respuestas.

Toma una respiración profunda y siente que todos tus órganos llevan a cabo su función correctamente, visualiza primero el corazón y pulmones y cúbrelos de luz verde, siéntete protegido y fuerte; baja tu atención hacia el hígado, páncreas, bazo, estómago  y cúbrelos con luz amarilla, una suave luz que acaricia cada uno de tus órganos y los revitaliza; por último baja tu atención hacia los riñones y la zona genital y cúbrela de luz naranja, siente el efecto que produce en ti.

Cuando lo desees, toma poco a poco conciencia de tu cuerpo, y cuando estés preparado abre los ojos, sintiéndote  revitalizado y lleno de energía y salud.

Potenciando los sentidos. Meditación

Hoy os propongo una meditación cuyo objetivo es potenciar todos y cada uno de nuestros sentidos, tomando conciencia del enorme bienestar que nos proporcionan y para ello, ¿qué mejor que hacerlo a través de la energía de la madre Tierra?.  ¡Disfruta la vivencia!                     Lucía Ratera

bosqueTras la relajación inicial y centrado en la respiración imagina que estás en un bosque, fresco, verde, con grandes árboles que te transmiten su fuerza.  Te sientas en una roca, calentado por el sol y ves unas pequeñas gotas de rocío entre las hojas de unos pinos, el sol se refleja en ellas y tienes ante ti un espectacular manto de brillantes de mil colores.  Te fijas en los árboles con sus diferentes formas caprichosas y la potencia de sus troncos. Observa el maravilloso regalo que te ofrece la naturaleza.

El aire mueve las hojas de los árboles y los diminutos diamantes acuosos mueven sus brillantes luces para ti, a la vez que sientes una cálida caricia en tu rostro, en tus cabellos.  Es una suave brisa templada que te permite disfrutar de una gran sensación de bienestar.  Ese aire lleva hasta ti una hoja, sientes su peso ligero en tu hombro, su olor cercano, su frescura…  No puedes evitar tocar la tierra a tu lado y cargarte con toda su energía.

Respiras profundamente y el aroma de la tierra, los árboles y las flores inunda tus sentidos.  Entretente en reconocer cada uno de los olores que te rodean. Cierras los ojos y ahora escuchas con atención; oyes el suave viento meciendo las hojas, los pájaros con sus trinos, el suave rumor de una fuente…  Escucha todos los sonidos que el bosque tiene para ti.  Siente como se comunica contigo, siente los regalos que te ofrece y utiliza todos tus sentidos para ello.

El rumor del agua ha despertado tu sed.  Te levantas y vas a beber.  Es un agua fresca, pura y cristalina.  Es una fuente mágica que sacia tu sed de agua y de vida.  Te acercas y bebes un buen trago, sientes el agua caer por la comisura de tus labios, llenas tu boca.  Es fresca y vivificante y, al beber notas como te inunda una inmensa paz, una enorme plenitud que recorre todo tu cuerpo, todo tu Ser.

Te estiras ahora sobre la hierba, toca el sol y está caliente.  Todos tus sentidos están activados y tu, sientes una sensación de una paz inconmensurable.  Disfruta de este momento, siente que toda tu Energía se carga de forma positiva durante unos minutos.  Ahora, centrado en la respiración, vuelves a tomar lentamente conciencia de tu cuerpo, manteniendo el estado de plenitud y bienestar.

… Y si te gusta la naturaleza, dirígete a ella con la conciencia plena de todos tus sentidos, de forma similar a como hemos hecho aquí, verás que tu cuerpo se llena de energía  y tu alma de alegría!!.

Meditación para relajar cuerpo y mente.

Hoy os propongo una meditación que os proporcionará un inmenso relax.  Os aconsejo leerla toda de forma inicial y ya después poneros en un lugar agradable, con una música adecuada y permitiros estos momentos de relax.  Si conseguís una relajación profunda inicial sentir el masaje que os propongo os resultará muy placentero.  No lo hagáis estirados, pues podrías dormiros, pero tener la espalda apoyada porque al relajar tanto el cuerpo tal vez necesitéis ese apoyo.     Lucía Ratera

Tras la relajación inicial, céntrate en tu respiración; sigue su ritmo… El aire circula de la nariz a los pulmones… y de los pulmones a la nariz…  sigue mentalmente dicho círculo.

relaxAhora imagina y siente como si unas manos te hiciesen un suave masaje en la cabeza, relajante, con suaves presiones ahí donde las necesitas que producen un inmenso bienestar y relajación, incluso sientes que se rompen hilos imaginarios que retenían tu atención y así permites un mayor relax..  sientes que se libera tu cabeza, se relaja totalmente, sólo siente, sin pensar, ese masaje sobre tu cuero cabelludo.

El masaje ahora se extiende hacia tu cuello, el movimiento de esas manos, de esa energía localiza cualquier contracción y la disuelve sin dolor.  Tal vez necesites mover el cuello, si tienes ganas, hazlo.  El masaje continua sobre los hombros, agradable, sientes como la tensión baja de los hombros hacia los brazos y sale por tus manos, sientes unas palmadas tonificantes en tus brazos, el conjunto te proporciona un gran bienestar porque se destensan las contracturas de tus hombros.

Imagina tu espalda… sientes que recibes el masaje, imagínatelo justo tal y como lo necesites, tal vez descontracturante o relajante, con pequeños golpes, sacando tensiones…  Permite que tu cuerpo te indique y sigue por donde te conduzca para sentirte relajado y con un profundo bienestar.

Llegas a tus piernas, el masaje aquí es tonificante, pequeñas palmadas bajando hasta tus pies que acaban de  sacar todas las tensiones de tu cuerpo.

chakrasYa es el momento de canalizar luz en cada uno de los chakras (puedes ver el color y la situación en la foto), hazlo lentamente, siente que la luz de cada color recorre la zona correspondiente.  Por último luz blanca, entra por tu cabeza, deja que te inunde, siente protegido e inundado por la luz blanca. Manten tu mente relajada, en silencio y alerta  por si algo surge de tu interior.

¡Disfruta del masaje y del bienestar!