Archivo de la categoría: Meditación Comunicación

Avanzar en el camino de la Vida

espaciomeditarTras la relajación inicialcéntrate en la respiración, una respiración lenta y pausada…  Imagina ahora un circulo entre tu nariz y pulmones, síguelo con tu mente de forma acompasada con la respiración, cada vez el trazo es más lento, cada vez el círculo más profundo… Cuando tu mente esté totalmente relajada, llama a aquella persona o Ser, que en este momento necesitas para avanzar en tu camino.  Deja que venga una imagen, conocida o no, ante ti.

Cuando sientas su energía próxima solo tienes que sentir, escucha con todos tus sentidos, solo tienes que ver –con los ojos cerrados-, tal vez sientas un aroma, tal vez un sonido…  Cualquier idea, sensación, sentimiento, por poco consistente que te parezca, es una pista que se te están ofreciendo para tu óptimo avance; si dudas pregunta y te ampliarán o complementarán el mensaje.

gift-553158_1920Ahora siente como la persona te ofrece un regalo, tómalo entre tus manos, ábrelo, míralo y permite que te transmita el significado que tiene para ti en este momento.   Pregunta, si no entiendes el mensaje y simplemente espera la respuesta, si no la entiendes, calma, céntrate en la respiración, sigue visualizando la escena y poco a poco verás como la respuesta aparece ante tus ojos.

Agradece el regalo recibido de corazón a corazón, porque ya tienes la respuesta, el siguiente paso para avanzar en el camino de la Vida.

Si no viene ninguna respuesta o Ser a la mente, puedes iniciar la búsqueda mentalmente hasta que reconozcas quien tiene el mensaje para ti.  Hazlo sin juicios, sólo deja pasar personas por tu mente, míralas a los ojos y sabrás si tienen o no algo para ti, no evalúes, ni juzgues, sólo SIENTE, aquel o aquello que te traiga, es.  ¡Un abrazo!Avanzar en el camino de la Vida

Anuncios

Romper bloqueos inconscientes.

yoEn ocasiones, en los grupos de meditación que dirijo, hay personas que me dicen que se quedan totalmente relajadas, pero no consiguen seguir la meditación.  Les resulta imposible visualizar, recordar, canalizar la energía…  No pasa nada, cada uno tiene su ritmo y su camino, pero tal vez haya alguna cosa que está bloqueando la conexión profunda.  Este es una ejercicio que puede practicarse en estos casos o bien cuando uno se siente estresado. Pruébalo, es un sencillo movimiento de brazos, acorde con la respiración que proporciona una liberación absoluta!

Tras la relajación inicial ponte en pie, con los brazos abiertos.  Inspira y flexiona los codos hasta que tus manos estén frente al pecho; ahora espira por la boca y abre los brazos enérgicamente, junto con una exhalación del aire fuerte y cortada, si quieres incluso puedes ir exhalando el aire dando un grito.  Repite los movimientos, siempre en concordancia con la respiración, durante al menos 2 minutos, sintiendo que sacas cualquier bloqueo, carga, negatividad, rabia o sentimiento que te impida avanzar.

Cuando sientas que es suficiente, junta las manos manteniendo los codos en ángulo de unos 45º, como si estuvieses rezando.

meditacion-0206Respira profundamente y centra toda tu atención en la respiración, en la entrada y salida del aire, en el ritmo del corazón; poco a poco sientes como este se va normalizando, relajando…

Es el momento de tomar asiento. Continua centrado en la respiración, y repite mentalmente:

Pido ayuda para entender, para poder comunicarme mejor con mi Yo Superior”.  

Ahora únicamente céntrate en el silencio, en el ritmo de tu respiración y deja que venga a ti cualquier imagen o recuerdo y revívelo, siempre centrado en la paz de tu corazón, mira que sentiste, que supuso para ti aquello que venga, míralo como un espectador, no juzgues solo mira y respira…   Sin prisa, sólo tienes que centrarte en el ritmo armonioso de tu respiración…

Cuando lo consideres oportuno toma una respiración profunda, si has visualizado alguna cosa intégrala a tu consciencia, si no calma, el input, la instrucción está dada, tal vez a través de un sueño, mirando una película o paseando por la calle el mensaje venga a ti.

Ahora poco a poco ve tomando consciencia de tu cuerpo y, cuando estés preparado, preparada, abre tus ojos.

Comunícate en el silencio.

introspeccionCéntrate en la respiración, cada vez más lenta, cada vez más enfocada hacia el centro de tu Ser, de tu Energía Vital…, de esa Energía Divina que cada uno lleva en su interior; una vez localizado céntrate en ese punto, en la luz que desprende, en las sensaciones que te transmite…  Ve un poco más allá e intenta visualizarlo.  ¿Cómo es? ¿Qué tonalidad tiene la luz? ¿Qué elementos hay allí? ¿Estás sólo o acompañado? ¿Quién está?  ¿Qué te transmiten?

Dedícate a sentir plenamente las sensaciones que, en el silencio y centrado en tu interior, irás percibiendo.

Ahora es el momento en que puedes llamar a Seres con quien compartes una energía similar, una función parecida; aquellos con quien compartes, les conozcas o no, los mismos objetivos vitales.

circulos energiaComparte con ellos ese espacio del Ser, escucha lo que tengan que decirte, transmite tus preguntas si deseas hacerlo. Ten presente que la forma en que os comuniquéis puede ser variopinta, es una transmisión directa, de una forma mucho más efectiva que la palabra, tras la cual tendrás un mayor conocimiento y una mayor sensación de paz.

Siéntete agradecido por este momento en que has compartido la energía que a todos nos une; siente el poder y el conocimiento recibido.

Dedica unos minutos de silencio a permanecer sin más en tu Centro, ahora la comunicación es contigo mismo, con tu Yo Superior.  Procura mantener la mente en blanco, sólo disfrutando del bienestar que allí te rodea y de las experiencias o sensaciones que puedan venirte.

Cuando quieras, vuelve a tomar conciencia de tu respiración e imagina que un círculo que nace desde tu Centro se va abriendo poco a poco, de esta manera vas tomando conciencia de tu cuerpo.  Cuando estés preparado/preparada abre los ojos.

Mensajes del futuro.

El tiempo existe en esta dimensión, pero a través de la meditación podemos viajar a través de él tanto como deseemos.  Hoy vamos a hacernos una visita al futuro; nada debes temer, porque sea cual sea la experiencia te ayudará a reforzar tus pasos y actitudes actuales o a descubrir alguna cosa que debes cambiar.                    Un abrazo, Lucía.

familia6Tras la relajación inicial, céntrate en la respiración, en un imaginario círculo que se forma al respirar entre tu nariz y tus pulmones, inspira….   espira…   sigue la respiración en círculo, un círculo que poco a poco se va ampliando y conduciéndote como si fuese un túnel hacia delante, sigue ese túnel que se va abriendo, cada vez más y más y cuando creas que has llegado, siente que das un salto y te sitúas en un momento de tu futuro.

Intenta verte y reconocerte, tal vez la imagen inicial sea difusa, permite que se vaya aclarando, que los detalles vayan apareciendo…  ¿Cuál es tu primera impresión al verte? ¿Luce una sonrisa en tu rostro o te ves triste? ¿Cómo está tu espalda, tu cuerpo, tu expresión… ?  ¿Y tu entorno? ¿Quién te acompaña?

Sea cual sea la imagen que percibas, pregúntale o mira como has llegado allí. Espera la respuesta, visualizando la imagen y ampliándola si así lo deseas, sólo tienes que dar el input y esperar.  Si sientes que te dispersas, vuelve a centrarte en la respiración para recuperar la atención.

¿Estás dónde esperabas? ¿con quién te esperabas? ¿mejor o peor?  Lleva a cabo todo el descubrimiento de tu entorno de forma lenta, tranquila con tiempo, disfruta del paseo y obtén el máximo de información.

Realiza una respiración completa y profunda, siente que vuelves a situarte en el túnel por el que has llegado, ahora el círculo de tu respiración gira al revés y cada vez se va aproximando más a ti, y tu con él hasta llegar al momento presente.  Integra a tu consciencia el mensaje  recibido, y depende del mensaje o la conclusión sacada en tu viaje, ten la convicción que vas por buen camino o que hay cosas y actitudes que debes empezar a cambiar.  Aprovecha el mensaje recibido y siéntete agradecido y feliz por ello.

Tipos de meditación

2013-07-27 12.02.27Cómo ya comentamos en el artículo ¿Qué necesito para meditar? no todas las meditaciones tienen el mismo objetivo, algunas de ellas están enfocadas a descubrir o sanar malestares físicos o bloqueos, otras a reenergizar y reequilibrar el cuerpo; las hay enfocadas a descubrir momentos olvidados que causaron una profunda huella que hace que actuemos de una determinada manera; también las que nos producen un gran sentimiento de paz; otras nos aportan una gran claridez de pensamiento, certeza de acción, luz…  

Por mi experiencia, las enfocadas al cuerpo atraen más, porque damos más importancia al malestar físico que a las incongruencias de pensamiento, palabra y acción y buscamos la resolución rápida del malestar.  Cabe recordar, sin embargo, que SOMOS UNO,  mente, cuerpo y alma, siendo el equilibrio global entre estos imprescindible para el bienestar global.  Si falla una parte la insatisfacción, frustración, dolor o enfermedad nos visitan.  Por ello es importante trabajar diferentes tipos de medicaciones,  tengan el objetivo inicial que tengan, porque su objetivo final es idéntico:  EL CONOCIMIENTO que conduce a la PAZ y la PLENITUD.  

Dentro de las meditaciones que he diseñado, me gusta hacer la siguiente clasificación, aunque también es cierto que aunque la meditación se centre en un aspecto determinado, el canal de apertura de comunicación con el Yo Superior, siempre crece.  

Tipos de meditación (método E3):

Meditación sanación.  Es habitual ir tan rápido o estar tan enfocado a cosas externas, que no prestamos atención a los avisos de nuestro cuerpo (o nuestra mente), este tipo de meditación ayuda a detectar desajustes físicos y bloqueos y ayudan al reequilibrio corporal.

Mudra del vacío

Mudra del vacío

Meditación Conocimiento/del Vacío. Ayuda a avanzar en el propio conocimiento, aclara las ideas y permite ver con claridad y certeza el camino a seguir, la meta que aportará paz y plenitud a nuestra vida.  El conocimiento está en nosotros, ¡sabemos tanto y, sin embargo, nos negamos tan a menudo!!

medi3Meditación del Perdón. Este tipo de meditación en la que uno hace las paces con su pasado, borrando el dolor que producen los resentimientos es absolutamente revitalizante y liberadora porque uno se da cuenta del peso que se quita de encima.  A menudo la ansiedad y los miedos, así como las contracturas desaparecen con estas meditaciones.

velacorMeditación del Amor.  Este es un tipo de meditación muy bonita y gratificante.  Emociona reconocer el único tesoro que tenemos en esta vida y ayuda a proyectar nuestros pasos hacia la consecución de objetivos que impliquen esa realimentación del Amor.  La plenitud en el alma que provoca puede ser tan fuerte como la de dos enamorados en sus primeros encuentros.

energiaMeditación de Energía.  Son meditaciones que permiten canalizar la energía del Universo.  Aportan luz y energía a nivel global (mente, cuerpo y alma).  Según se va avanzando en su práctica, se visualizan energías de diferentes colores, se transmutan, se juega con ellas.  Son altamente revitalizantes, regeneradoras y fortalecen la seguridad en nosotros mismos, ya que nos sentimos conectados a la fuente de la Energía Universal.

Meditación vivencial. Se facilitan los inputs para que vayan apareciendo imágenes que nos permiten descubrir sensaciones y sentimientos que pudiésemos tener olvidados o escondidos, también facilita las respuestas a situaciones problemáticas o dudas en que nos encontremos.  Facilitan el autoconocimiento, la conexión con uno mismo y claridad mental.

Meditación de Comunicación: Posibilita la apertura de los canales para comunicarnos a nivel de Energía Anímica con otras personas, ya estén en este plano o en cualquier otro (uno puede establecer una comunicación a nivel anímico con alguien, aunque haya fallecido).  Este tipo de meditación requiere una cierta práctica previa, sino es fácil autoengañarse.

Naturalmente, los objetivos de estas meditaciones se entrelazan y lo normal es trabajar varios aspectos en una sola meditación.  De cualquier manera esto es un proceso, un aprendizaje de vida poco trabajado hasta ahora que aporta la satisfacción de conocernos y sentirnos mejor con nosotros mismos y con el entorno.  

En el margen de la página, en el apartado “Categorías” puedes buscar las meditaciones publicadas de acuerdo con lo que busques.  ¡Disfruta la experiencia!                                                                          Lucía Ratera

Relajación previa a la Meditación.

Antes de realizar una meditación es importante conseguir un estado de relajación profunda.  Hoy os explico cómo llegar a ese estado de relajación y como reactivarse tras la meditación.     Probarla, seguro que os sentiréis profundamente relajados.

medi4Escoge un lugar (en casa, la naturaleza…) donde estés tranquilo y a gusto y, sobre todo donde no tengas interferencias. Dedícate un espacio agradable, pon una música para meditar, si quieres enciende un incienso, una vela… Para llevar a cabo la relajación previa a la meditación siéntate en un cojín en el suelo con las piernas cruzadas o en una silla con los pies cruzados y manteniendo la espalda recta.  Cierra los ojos y realiza  3 o 4 respiraciones profundas, completas, suaves… Inspira profundamente, retén unos momentos el aire y piensa que éste actúa como una esponja y absorbe tus tensiones, espira lentamente y junto con el aire expulsas toda la tensión que acumulases…  Ahora centra tu atención en tu cabeza, en tu cuello… siente su peso, siente como se relaja.  Centra la atención en tus hombros y relájalos, ve bajando por tus brazos, siente que te pesan y se relajan, visualiza lentamente codo, antebrazo, manos y siente ese profundo relax…

Vuelve a centrarte en los hombros y baja por la espalda (hombros, omoplatos, cintura, caderas…), según fijas tu atención sientes como las diferentes zonas se van relajando y una profunda sensación de tranquilidad y bienestar te va invadiendo…

Centra tu atención en las piernas, sientes su peso y como se van igualmente relajando, vas bajando tu atención, rodillas, bajas hasta tus pies…. Sientes todo tu cuerpo relajado… y ahora, únicamente te centras en la respiración…

Sientes como inspiras el aire, como lo espiras…. como entra, como sale… Simplemente sigue aire en el camino de entrada y salida de tus pulmones, síguelo… Si algún pensamiento cruza por tu mente, déjalo pasar y vuelve a centrarte en tu respiración, lenta, acompasada, relajante…

Ya estás en situación de iniciar la MEDITACIÓN. ¡Adelante!

Cuando la finalices, sitúa tu atención en los pies, muevelos si lo deseas, para sentirlos, para despertarlos  y ve subiendo tu atención por las piernas, según vas subiendo sientes la sangre circular, sientes como se despierta, como está tu cuerpo pletórico de energía.  Así, centras tu atención en las pantorrilas, rodillas, piernas, cadera, en la espalda, ve subiendo y siente cada parte de tu cuerpo, siente tus hombros, muevelos hacia delante y atrás si los deseas, siente ahora tus brazos y bajas la atención hasta las manos, siente la sangre circular, mueve los dedos…  Centra la atención en tu cuello, tal vez quieras moverlo derecha, izquierda, por último tu cabeza…  Aún con los ojos cerrados siente tu cuerpo y mueve, recoloca, brazos, cuello, cabeza, espalda, piernas…  Lo que te apetezca, lo que sientas…

Cuando estés preparado abre los ojos.  ¿Relajado?  Si puedes, regálate a diario de esta sensación, es un gran regalo para mente, cuerpo y alma!

Un abrazo,        Lucía Ratera