Archivo de la categoría: Meditación Conocimiento/Vacío

Integra la plenitud que te pertenece

meditacion grupoTras la relajación inicial permanece centrado en la respiración, una respiración lenta y pausada… Permanece centrado, centrada, únicamente en la entrada y salida del aire… Imagina ahora un circulo entre tu nariz y pulmones, cada vez se va haciendo más pequeño, más concentrado; ve siguiéndolo y siente como te vas adentrando más y más en tu propio interior…

Síguelo hasta que el círculo no sea más que un pequeño punto, es la puerta a tu interior.  Siente que lo traspasas y llegas a un mundo libre, bello, pleno, sin obligaciones, sin pesos, sin cargas… Un mundo de luz, de Amor, de paz…  Intenta reconocer en tu interior todas esas sensaciones, porque están en ti, porque realmente esta es la realidad que te pertenece y nuestro objetivo es encontrar el puente para vivir, estés donde estés, siempre en ese estado que proporciona tu mundo interior.

Imagina ahora que tienes hambre, puedes coger aquello que desees, todo está a tu alcance… Pruébalo, siente su agradable sabor, su textura, la sensación que produce en tu boca…   Ahora te embarga la sed y bebes de un agua fresca y pura…  nota el frescor del agua, el tacto en tus labios y tu boca, la sensación vivificante al beberla…  Sientes sueño y te estiras, tu cuerpo está relajado y cómodo, sientes que gozas de una inmensa sensación de protección y recogimiento…  Ve disfrutando de cada una de estas sensaciones, todo está a tu alcance, tal y como deseas.

Te sientes solo/sola, llama con tu pensamiento a la persona o personas que desees y siente su energía acompañándote.  Es indiferente que las conozcas o no, sólo siente la energía de Amor que deseándolo, te ha rodeado.

Cualquier necesidad que sientas, solo tienes que manifestarla y quedará cubierta, porque estás en un lugar de paz, amor, luz, libertad…  Siente la capacidad de reconocer como es en realidad tu mundo, tu mundo real… y ahora traspasemos esta vivencia al cuerpo.

medit6Para ello toma una de las sensaciones que acabas de experimentar, nota como la tomas entre tus manos y la integras en ti.  Ahora traspasas el círculo desde dónde entraste y sientes como se va ampliando.  A través de la respiración puedes moverte por todo tu cuerpo y vas traspasando la sensación que tomaste  a todas las células de tu cuerpo.  Inspira e integra la sensación, espira y siente la respuesta de plenitud de tu cuerpo… Repite la respiración completa por lo menos tres veces, porque cada vez notarás más como se traspasa a tu conciencia la sensación escogida.

Haz tantos viajes como desees y a la velocidad que desees… Entra, toma, sal, integra la experiencia a la consciencia, sólo tienes que trasladar la sensación vivida a través de la respiración.

Cuando lo desees, ya lleno de paz, de amor, de seguridad, de salud, de plenitud, de abundancia, de capacidad… siente que la irradias, compartiéndola con todo tu entorno; es un acto de AMOR, de entrega, que a la vez revierte en ti y te llena.

Respira profundamente y llénate de la sensación.

Anuncios

Hallar respuestas

Más a menudo de lo que desearíamos damos mil vueltas a un mismo tema sin hallar respuestas, lo que nos provoca ansiedad e intranquilidad.   El problema nos absorbe de tal manera que no somos capaces ni de solventarlo, ni de aparcarlo, ni de eliminarlo. ¿Cómo hallar la respuesta y consecuentemente tranquilidad?  Te invito a probar esta meditación, puede ayudarte.    Un abrazo, Lucía R. Alonso 

bosque2Tras la relajación previa, céntrate en tu respiración, en el círculo de la respiración… Ahora sitúate en medio de un bosque.  Mira a tu alrededor, es un lugar que te resulta conocido, aunque no acabas de situarte porque desde ahí sentado o sentada, solo ves los árboles y la naturaleza que te rodea…

Es un lugar bello, corre una suave brisa que juega con tus cabellos y te da sensación de libertad, oyes el trino de los pájaros, un lejano rumor del agua correr, las hojas moverse al ritmo del viento…  Notas el olor de la tierra y de las plantas que te rodean… Disfrutas de todas las sensaciones que te rodean, de esa belleza extrema que ofrece la naturaleza: el fuerte verde de los pinos y en contraposición de colores los robles con sus hojas rojizas de otoño, …

Ves la luz colándose entre los árboles, sientes el viento en el rostro, el sol calentando tu cuerpo, sonidos que te envuelven…  Deja que te embarguen mil y una sensaciones que la naturaleza te regala… Imagina tu propio bosque, en la estación que prefieras…

De pronto, caes en la cuenta de que que necesitas saber dónde estás para regresar a casa, para tener el control y actuar… Así que empiezas a ver el entorno de otra manera…  Ahora deseas buscar el camino a casa, la seguridad de tu hogar, ¡y no sabes dónde estás…!!!

Sientes cómo, a pesar de estar en ese lugar tan bello, cambian totalmente tus sentimientos. Ahora buscas huellas de pasos, intentas escuchar voces o cualquier sonido que relaciones con personas, incluso gritas esperando una respuesta, pero nada escuchas salvo tu propia voz.

Sientes que debes iniciar el camino, que debes salir de allí.  ¿Qué puedes hacer?? ¿Hacia dónde vas? ¿Cómo saberlo??

PARA

meditPara y piensa con calma.  En primer lugar acalla los miedos que no te permiten evaluar correctamente, así que vuelve a observar el bosque, sus colores, respira su aire, báñate en su luz… Permite que su energía te llene y te aporte paz Cierra los ojos sintiendo la paz que te embarga y pregunta a tu interior ¿Hacia dónde?

Espera, pronto llegará la respuesta correcta, pero sólo desde la paz, rodeado de esa maravillosa energía que te rodea y te embarga.  ¿Ya la ves?  Calma… pronto verás donde estás y sabrás, sin duda alguna, por dónde debes ir.

Ya sabes como hallar las respuestas.  Realiza una respiración lenta y profundamente, vuelve a llenarte de esa energía natural, de paz, de bienestar, de satisfacción y pregúntate cualquier cosa que te preocupe; hazte la pregunta y siéntete rodeado o rodeada de esa maravillosa energía, esa conexión con tu interior.  Acalla tu mente y permite que la respuesta aparezca ante ti.

Y si hoy tus miedos e inseguridades te vencieron, inténtalo nuevamente en cualquier momento, sólo tienes que rodearte de la calma y la belleza que te rodea, de la energía del Amor y del Reconocimiento de tu propio Ser.

¡Adelante!

Aquietar la mente y sanar el cuerpo. Meditación

Los mantras son sonidos primigenios que repetidos generan una vibración que producen un estado mental específico, estimulando y regulando el equilibrio y sanación del cuerpo.  La meditación que te propongo es una meditación de atención plena, y la llevaremos a cabo repitiendo el mantra “So – Hum” (Yo Soy).

respirarTras la relajación inicial, centra tu atención en la respiración.  Cada vez que inspires repite para tu interior el mantra “So” y al espirarHum (jam).  Repítelo en voz baja, siempre siguiendo el ritmo de la respiración.

Cuando vengan ideas, imágenes o sensaciones a tu mente, es normal que ocurra, déjalas pasar y vuelve a centrarte en el mantra:  “So – Hum”.   Lleva a cabo este ejercicio durante 15 o 20 minutos.

Cuando finalices, sigue con los ojos cerrados, deja de repetir el mantra y permanece durante aproximadamente un minuto, relajado y con los ojos cerrados, tomando conciencia de tu cuerpo.  Cuando estés preparado, preparada ya puedes abrir tus ojos.

Lo que ocurre al llevar a cabo esta meditación es que pensamientos y mantras interfieren entre sí, anulándose entre ellos.  Con ello se consigue ir aquietando la mente y el cuerpo, lo que permite que la energía interior crezca y con ello se consigue aumentar la capacidad sanadora del propio cuerpo.

Comunícate en el silencio.

introspeccionCéntrate en la respiración, cada vez más lenta, cada vez más enfocada hacia el centro de tu Ser, de tu Energía Vital…, de esa Energía Divina que cada uno lleva en su interior; una vez localizado céntrate en ese punto, en la luz que desprende, en las sensaciones que te transmite…  Ve un poco más allá e intenta visualizarlo.  ¿Cómo es? ¿Qué tonalidad tiene la luz? ¿Qué elementos hay allí? ¿Estás sólo o acompañado? ¿Quién está?  ¿Qué te transmiten?

Dedícate a sentir plenamente las sensaciones que, en el silencio y centrado en tu interior, irás percibiendo.

Ahora es el momento en que puedes llamar a Seres con quien compartes una energía similar, una función parecida; aquellos con quien compartes, les conozcas o no, los mismos objetivos vitales.

circulos energiaComparte con ellos ese espacio del Ser, escucha lo que tengan que decirte, transmite tus preguntas si deseas hacerlo. Ten presente que la forma en que os comuniquéis puede ser variopinta, es una transmisión directa, de una forma mucho más efectiva que la palabra, tras la cual tendrás un mayor conocimiento y una mayor sensación de paz.

Siéntete agradecido por este momento en que has compartido la energía que a todos nos une; siente el poder y el conocimiento recibido.

Dedica unos minutos de silencio a permanecer sin más en tu Centro, ahora la comunicación es contigo mismo, con tu Yo Superior.  Procura mantener la mente en blanco, sólo disfrutando del bienestar que allí te rodea y de las experiencias o sensaciones que puedan venirte.

Cuando quieras, vuelve a tomar conciencia de tu respiración e imagina que un círculo que nace desde tu Centro se va abriendo poco a poco, de esta manera vas tomando conciencia de tu cuerpo.  Cuando estés preparado/preparada abre los ojos.

Vaciar la mente de forma consciente

La meditación que hoy propongo tiene por objetivo vaciar la mente de aquellos pensamientos repetitivos que se van presentando a lo largo del día. Intentaremos en estado de relajación profunda, entender el motivo por el que se presentan e integrar el mensaje que quieren transmitirnos o simplemente desecharlos por no aportar nada.  Ello nos permitirá liberarnos de vanalidades y a la vez conocernos un poco mejor.  

respirar2

Tras la relajación inicial céntrate en el círculo de la respiración…  Si en un momento determinado viene un pensamiento, que habitualmente al meditar dejaríamos pasar, hoy préstale atención. ¿Qué implica ese pensamiento para ti? ¿Es una obligación, una responsabilidad, una tarea pendiente, algo que te da rabia, tal vez algo que te ilusiona…?

Si has pensado más de una palabra, escoge la que tenga más significado para ti y visualízala que la escribes o dibujas en una pizarra frente a ti. Ahora observa; siente qué te produce su observación, cómo lo vives, ¿es una carga, te produce bienestar, malestar, tristeza, alegría, es un reto, un premio, te hace vibrar …?.

pizarra

Cuando tengas clara la sensación que te produce el pensamiento inicial, respira profundamente para recordarla. Posteriormente, vuelve a centrarte en el círculo de la respiración, hasta que un nuevo pensamiento venga a ti, entonces repite el proceso.

Cuando haya ocurrido 4 o 5 veces, observa todas las palabras escritas ante ti y decide que hacer con los pensamientos que las generaron, porque tu tienes el poder de permitir integrar y aceptar esos pensamientos y lo que conllevan, o desecharlos -y lo que conlleva- porque no te gusta lo que te aportan.  De esta forma traspasas a tu consciencia lo que tantas vueltas te da en la mente, resuelves y el pensamiento deja de molestar.

  ¡Libérate de cargas!! 

Siente la fortaleza de Ser Uno.

Esta meditación permite sentirse Unido con el entorno, hace vibrar y sana el cuerpo y facilita la Unión con los seres queridos. Siente la libertad, la seguridad y placer que proporciona el AMOR y la UNIDAD.  Somos un Universo en nosotros mismos y, a la vez somos parte del Universo.  ¡Disfruta de ello!.   Lucía R. Alonso

Cierra los ojos y tras la relajación inicial y centrado en la respiración, imagina que estás en un lugar de la naturaleza por el que sientas atracción…  Disfrutas del sol, del entorno, de la luz, del aire…

respirar2Sientes tu respiración  y notas como se une al ritmo del entorno natural: se acompasa con el ritmo del viento, del agua…  Imagina ahora que te acompañan personas que disfrutan de la misma sensación… Siente que todos respiráis a la vez,  siguiendo ese ritmo infinito y pausado de la naturaleza…   Todos a una, TODOS UNO…  Notas la fuerza que aporta esa respiración al Unísono, como si todo respirases a través de un pulmón gigante, sintiendo que crecen también tus capacidades y fortaleza.

La sensación que aporta es de Paz, de Seguridad… Intégrala ahora, con cada inspiración: Seguridad compartida, Unión, Ser.

Sintiendo esa fuerza de la Unión con el exterior, unificaremos ahora el funcionamiento del propio interior: Pon tu atención en la zona de tu cuerpo que más problemas físicos te genere;  siente que conduces el aire que inspiras hacia esa zona, nota como respiran todas tus células en dicha zona, al unísono, con el objetivo de sanarla, de reprogramar su correcto funcionamiento…  Puedes activarlas o relajarlas, sólo con el ritmo de tu respiración.   Todas las células van a una… Siente la zona vital, regenerándose, fuerte…  Toma conciencia de tu capacidad de autoregeneración.

unionY el reconocimiento de esa capacidad, te otorga una sensación de Poder.  La Unión nos da el Poder, a nivel interno y externo.

 Seguridad, Poder… Unión con uno mismo, con el resto y con el Universo.

Pon ahora la atención en el corazón.  Piensa en las personas que más quieres, las más cercanas, estén o no físicamente cerca de ti…   Uno tras otro, trae a cada persona querida a tu lado, revive los sentimiento de Amor: su sonrisa, su ternura…  y establece una Unión con un hilo de oro, que os permite el movimiento y la libertad, pero que a la vez os hace sentir Seguros.  Siente esa Unión como un vínculo irrompible, ajeno al tiempo y al espacio

Establece, acepta y vincula el sentimiento de Amor, porque la Unión del AMOR, ofrece Paz, Seguridad y Poder.

Cuando quieras toma una inspiración profunda, pon tu atención en los pies y ve subiéndola hasta llegar a la cabeza, tomando poco a poco conciencia de tu cuerpo.  Cuando estés preparado abre los ojos y mantén la sensación de Paz, Seguridad y Poder sentida.

Viaja al Universo, siente su potencia y su fuerza.

Hoy vamos a hacer un viaje al Universo para captar su Energía y llenarnos de ella, de toda su fuerza y potencia.  Lee primero las instrucciones un par de veces, integra en tu mente lo que más te llame la atención, después pon una música suave y lleva a cabo este viaje, dejándote sorprender de lo que veas y sientas, llénate de paz, belleza y seguridad.  Ese es el objetivo de esta meditación Miceteu, disfrútala.     Espero que te guste,  Lucía R. Alonso.

Tras la relajación inicial, céntrate en la respiración, en la entrada y salida del aire, en el círculo imaginario entre tu nariz y pulmones, lleva a cabo una serie de respiraciones centrado únicamente en ese círculo.

universo2Pon ahora tu atención en el séptimo chakra, en la parte superior de tu cabeza , y siente que a través del mismo se establece una conexión con el Universo a través de un potente rayo de luz, brillante y cálido a la vez, un canal por el que te sientes atraído y por el que vas a viajar.  Siente que asciendes por dicho canal de luz, es una ascensión rápida, donde el tiempo o el espacio no tienen cabida, sin más estás en el centro del Universo y puedes moverte por el mismo a tu antojo.

A momentos puedes sentirte gigante, tanto como un planeta o estrella y después pasar absolutamente inadvertido en medio del Universo, pero sientes y sabes que tu diriges este viaje; un viaje en el que estás rodeado de belleza, de luz, de millones de cosas por descubrir.

Un  viaje en el que puedes comunicarte libremente con todo aquello que ves, o que no ves, pero sientes que está.  Disfrutas de la luz y la oscuridad, de las estructuras de las formaciones de las galaxias, que ves en la cercanía y reconoces como tu propia estructura molecular.

Disfrutas de ser observador silencioso y, a la vez de poderte comunicar con sólo tus pensamientos; cualquier pregunta que te genere lo que observas puedes hacerla y escuchar la respuesta, porque tienes esa capacidad.

noche est2Cambia de plano si lo deseas. Para y descansa, observa y siente ahora todo aquello que te rodea, el silencio, la paz, la belleza, la plenitud…  Llénate de ese inconmensurable sentimiento y, cuando lo desees, siente que vuelves a situarte en el tunel de luz que conecta con tu cuerpo y viajas de nuevo hacia él, sintiéndote más fuerte y más seguro de lo que te habías sentido en mucho tiempo.

Ahora integra a tu cuerpo ese sentimiento de poder, de paz, empieza por tus pies y ve subiendo lentamente la atención por todo tu cuerpo, transmitiendo a tus células el sentimiento de paz vivido.  Cuando acabes, realiza un par de respiraciones profundas y cuando estés preparado abre tus ojos.