Archivo de la categoría: Meditación Sanación

Renueva tu energía vital

meditacion-0222Tras la relajación inicial, céntrate en la respiración, en la entrada y salida del aire… Traza un círculo imaginario con tu mente entre la nariz y los pulmones, y ve siguiendo ese círculo al ritmo de la respiración, hasta que notes que tu mente está totalmente relajada…

Siente tu corazón, nota su movimiento continuo y armónico… Pon tu atención en el  centro del pecho, siente ahí tu centro de Energía Vital, está conectado con la respiración y alimentado por la Energía que nos rodea, ya sea de la Tierra, ya del Universo.

Vamos a sentir esa energía de forma consciente.  Sin perder la conexión con ese punto de Energía Vital, dirige tu atención a la columna, notarás que se amplifica dicha energía… Bien…  Ahora pon tu atención en el coxis, en la base de la columna, siente como si desde ahí te enraizases en la tierra y absorbieses la energía que necesitas, igual que alimenta árboles y plantas,te nutre a ti.  La Tierra te entrega su energía con Amor y te cargas de ella de forma consciente y agradecida.  Visualiza esa fuerza que entra a través de la base de tu columna, imagínala de color rojo…; poco a poco ve ascendiendo la atención por tu columna y ve cambiando el color de rojo a naranja, estás en la zona lumbar.  Permite que la luz naranja vaya hacia tu vientre y lo inunde energía; lo acaricia, lo relaja, lo sana…

chakrasVuelve la atención a la columna y sigue ascendiendo…, cuando llegues a la zona del ombligo la luz será ya amarilla, de la columna pasa hacia tu estómago y siente como lo va cubriendo… La luz se extiende hacia el hígado, el páncreas…, permite que toda la zona se cubra de color amarillo; siente como te acaricia la luz.

Regresa nuevamente tu atención a la columna y sigue ascendiendo hasta la zona del corazón.  Ahora el color es verde, sientes cómo inunda tu pecho, sientes que lo llena y reconforta.  Tu centro de energía vital crece.  Disfruta las sensaciones.

Sitúa ahora la atención en la parte superior de la cabeza, nota una potente luz blanca que te inunda, te ilumina… Poco a poco va bajando y se convierte en color violeta, tal vez índigo; centra tu atención en el centro de la frente y deja que dicha luz inunde tu cabeza.  Cuando lo desees ve bajando la atención hasta la garganta… La luz se va aclarando y se convierte en un azul más suave; deja que recorra la zona, siente como te acaricia.

meditPor último sigue bajando la luz hasta el centro del pecho, tu centro de Energía Vital, la luz es verde.  Siente como se inunda tu pecho de fortaleza, regado por la Energía Universal y la Energía de la Tierra.  El sentimiento de Amor, de Plenitud te inunda, te desborda, sientes que es tan grande que incluso emites parte de esa energía, de esa luz y te cubres de un aura brillante.

Disfruta de esta sensación tanto tiempo como desees, siente la fortaleza, seguridad y bienestar que te transmite.  Cuando quieras regresar, toma una respiración profunda, notando que toda la energía que has captado se integra en cada una de tus células.  Una nueva respiración profunda.  Cuando estés preparado o preparada abre tus ojos.   Un abrazo  a todos!  Lucía R. Alonso

Aquietar la mente y sanar el cuerpo. Meditación

Los mantras son sonidos primigenios que repetidos generan una vibración que producen un estado mental específico, estimulando y regulando el equilibrio y sanación del cuerpo.  La meditación que te propongo es una meditación de atención plena, y la llevaremos a cabo repitiendo el mantra “So – Hum” (Yo Soy).

respirarTras la relajación inicial, centra tu atención en la respiración.  Cada vez que inspires repite para tu interior el mantra “So” y al espirarHum (jam).  Repítelo en voz baja, siempre siguiendo el ritmo de la respiración.

Cuando vengan ideas, imágenes o sensaciones a tu mente, es normal que ocurra, déjalas pasar y vuelve a centrarte en el mantra:  “So – Hum”.   Lleva a cabo este ejercicio durante 15 o 20 minutos.

Cuando finalices, sigue con los ojos cerrados, deja de repetir el mantra y permanece durante aproximadamente un minuto, relajado y con los ojos cerrados, tomando conciencia de tu cuerpo.  Cuando estés preparado, preparada ya puedes abrir tus ojos.

Lo que ocurre al llevar a cabo esta meditación es que pensamientos y mantras interfieren entre sí, anulándose entre ellos.  Con ello se consigue ir aquietando la mente y el cuerpo, lo que permite que la energía interior crezca y con ello se consigue aumentar la capacidad sanadora del propio cuerpo.

En busca del equilibrio físico.

introspeccionTras la relajación previa, céntrate en tu respiración, visualiza un círculo imaginario entre la nariz y los pulmones y ve siguiendo con la mente dicho círculo al ritmo de tu respiración, hasta que tu mente esté totalmente relajada.

Ahora pon tu atención directamente en el foco de  tu problema físico. Puede estar centrado en un órgano o zona, o puede ser global y no saber de donde procede, pero sí sientes los síntomas que produce; en este caso céntrate en el síntoma más molesto. Siente la molestia y luego, simplemente vuelve a centrarte en la respiración, lenta, profunda, circular, relajante…

Estás preparándote para ver tu cuerpo desde otro ángulo, siente que estás sentado frente a ti.  Te ves, con los ojos cerrados, respirareflejondo, relajado y sin más, te diriges a tu problema físico.  En estos momentos eres totalmente libre, fuerte y poderoso.  No tienes un cuerpo que te limite, por ello tienes la capacidad de ver y sanarte globalmente.

Entra en ti y ve ahí donde surge el problema, ya sea un órgano, las venas, arterias, articulaciones, huesos… simplemente ve.

Eres foco de luz, no conduces ni canalizas la luz del exterior, la energía del exterior; TU ERES ESA LUZ, eres ENERGÍA y nadie mejor que TU SER, conoce tu cuerpo, así que ve donde necesites: regula, ilumina, recoloca, sana… Siente entre tanto las reacciones que TU ENERGIA VITAL produce en ti, nótalo, siente y cuando acabes con un zona, sigue por otra.  Hoy te desdoblas para comunicarte y sanar tu cuerpo y tu mente desde tu propio centro.  ¡Adelante!

Toma el control de tu cuerpo.

¿Qué ocurre cuando sufres un susto? ¿Tal vez dejas de respirar por unos segundos y te quedas con la boca abierta?  Hoy vamos a sentir de forma consciente que ocurre cuando dejamos de respirar y cuando tomamos el control sobre nuestro cuerpo y sus funciones.  ¡Toma el control de tu cuerpo y disfruta de esta meditación!

respiracionTras la relajación inicial, céntrate en el círculo de la respiración, sólo en la entrada y salida del aire: inspira, espira, inspira… Cuando sientas tu mente y cuerpo totalmente relajados, retén la respiración.  Todo queda parado, todo en guardia, esperando TU ORDEN para renovar el movimiento, cuando quieras -en unos 20 o 30 segundos-, vuelve a respirar.

Tus movimientos conscientes han quedado parados y has sentido que tienes el poder de que tu cuerpo se sienta mejor o peor, tu ordenas.

Respira, sigue el círculo de la respiración, enviando los inputs a tu cuerpo de que TU ORDENAS, y ahora no quieres otra cosa sino que todas tus funciones se regulen a la perfección, así visualizaremos órganos, sistemas, células, huesos, venas y arterias… para asegurar su correcto funcionamiento. Para ello  imagina tu cuerpo, su interior, desde la cabeza, hasta los pies y, si encuentras o sientes alguna molestia o malestar, para tu respiración, retenla unos segundos, centrado en la zona de la molestia, y cuando lo creas oportuno vuelve a respirar, sintiendo, ordenando que todo funciona a la perfección, que tus células se regeneran, que bloqueos y tensiones desaparecen, que tus órganos trabajan suavemente y sin esfuerzo. Siente que tienes el poder, que cualquier dolencia o malestar ha sido creado por ti mismo, por tu inconsciente que asustado o preocupado no recordó que debía respirar y dejó de hacerlo, por eso enfermó la zona que en aquel momento era más débil.

DIGITAL CAMERAPermite que todo tu cuerpo respire acompasadamente y siente que ese aire limpia, oxigena y nutre todas las funciones de tu cuerpo.

Cuando hayas recorrido todo tu cuerpo, haz un par de respiraciones profundas, y poco a poco ve tomando conciencia de tu cuerpo.  Cuando estés preparado abre los ojos, sintiendo la oxigenación y limpieza que se ha producido en tu cuerpo.

Un abrazo,   Lucía R. Alonso

Los sueños perdidos

Antes de iniciar esta meditación me gustaría puntualizar que los sueños perdidos muchas veces son sin sentidos a los que nos aferramos en momentos de frustración o decepción, por eso es importante esta meditación, porque te ayudará a retomarlos o a desecharlos.  Ten presente que la vida tiene sentido cuando das, cuando recibes, cuando amas, cuando compartes; asegúrate que todos tus sueños, tus objetivos en fin, contengan esos ingredientes.                                  Lucía Alonso.

espiral3Tras la relajación inicial, céntrate en el círculo de la respiración, el círculo del aire entre la nariz y pulmones, pulmones-nariz…  Síguelo con tu mente, lentamente, de forma acompasada, inspirar… espirar… Poco a poco siente que ese círculo va formando imágenes concéntricas hacia tu interior, formando como un túnel que decides seguir, caminas por él hacia tu interior, ve permitiendo que tu respiración lo siga alimentando, y ve avanzado más y más hacia tu interior…  Al final se vislumbra un potente punto de luz, lo que hace que ese viaje sea agradable y que el destino  sea un objetivo claro y deseado.

Al llegar escucha si hay algún sonido; tal vez niños, quizás risas o llanto, tal vez sea un lugar de silencio…  ¿Dónde has llegado?  Deja que poco a poco la imagen se vaya formando y que los detalles vayan apareciendo.  ¿Hay algún conocido? ¿Qué sentimientos te produce el encuentro? ¿Te dicen algo?  Si no hay nadie puedes llamar a quien desees; puedes preguntarle lo que quieras.  Habla de alma a alma.

Continua el camino, ahora estás buscando sueños perdidos, sueños que un día dejaste a un lado.  Hagamos las paces con el deseo frustrado, tomando conciencia de que no fueron más que sin sentidos o que vamos a retomarlos.  Ve hacia atrás en una linea temporal, sigue caminando y observa tu vida, cuando y porqué renunciaste a un sueño? ¿Te arrepientes?.

En cada parada, en cada evaluación ve vaciando tu mochila de frustración (visualiza que quitas el peso de tu espalda y lo dejas a un lado), porque hoy eres consciente que fue un sueño sin sentido o decides retomarlo.

ligeraCuando acabes el camino dirígete a la salida del túnel con la ligereza que permite esta puesta al día.  Cambia la dirección de los círculos de tu respiración y poco a poco ve regresando al momento actual.

Cuando te sientas ya aquí, antes de abrir los ojos, respira profundamente e integra a tu parte consciente las decisiones y experiencias vividas.

¡Disfruta de la experiencia!

Siente tu poder

El objetivo de esta meditación es descubrir zonas bloqueadas o enfermas y sanarlas o rebajar sus molestias.  El poder que la luz visualizada te otorga es grande, compruebalo y disfruta de él.     Lucía Alonso.

Tras la relajación inicial, céntrate de forma especial en la respiración, en la entrada y salida del aire.  Haz con tu mente un círculo imaginario formado por el aire que va de tu nariz a los pulmones y de estos a la nariz…  Síguelo hasta que sientas tu mente totalmente relajada.

energiaAhora imagina un punto de luz brillante frente a ti, a la altura del corazón.  Es una luz atractiva, brillante, juguetona, siéntete cómodo ante ella…, te proporciona calidez y seguridad. Permite ahora que se mueva alrededor de tu cuerpo, que crezca, que te envuelva y que, finalmente, se integre en ti, iluminando todo tu Ser, especialmente aquellas zonas o pensamientos donde no te atreves a entrar.  La luz es un regalo que te facilita la visión y te muestra que tus miedos no son reales.

Condensa ahora la luz y súbela hasta la cabeza, sintiendo que ilumina tu interior. Ve bajando poco a poco la luz, primero por la columna, después por las piernas, vuelve a subir, ahora por delante y por último repasa tus brazos.  Ve examinando poco a poco tu cuerpo, tus sensaciones y sentimientos bajo la luz de la sabiduría que tienes a tu alcance.

ojos cerradosSi percibes algún problema, siente que bajo la luz, sólo con tu mano puedes arreglarlo.  Siente que acaricias la zona, o que la recolocas suavemente; puedes quitar, poner, presionar suavemente, estirar, soplar…  lo que quieras, lo que sientas que te cuerpo necesita. Si llegas a alguna zona oscura o turbia, simplemente deja que la luz crezca, que emita un suave calor que disperse la niebla y entonces verás con claridad.  Con los ojos cerrados tienes la capacidad de verte tal y como eres, por fuera y por dentro, por delante y por detrás; aprovéchalo.

Baja ahora la luz por tus brazos, lentamente, al llegar a las manos siente que la luz se concentra sobre las mismas, una fuerte bola de energía que va creciendo y que finalmente cubre todo tu cuerpo, proporcionando una gran sensación de bienestar y protección.  La luz vuelve a tus manos y con tu imaginación la vas concentrando, tu tienes el poder.  Cuando es pequeña, simplemente la atrapas entre tus manos, se integra en ti y desaparece.  La luz te pertenece, es tuya.  Utilízala siempre que la necesites.

Siente la fortaleza de Ser Uno.

Esta meditación permite sentirse Unido con el entorno, hace vibrar y sana el cuerpo y facilita la Unión con los seres queridos. Siente la libertad, la seguridad y placer que proporciona el AMOR y la UNIDAD.  Somos un Universo en nosotros mismos y, a la vez somos parte del Universo.  ¡Disfruta de ello!.   Lucía R. Alonso

Cierra los ojos y tras la relajación inicial y centrado en la respiración, imagina que estás en un lugar de la naturaleza por el que sientas atracción…  Disfrutas del sol, del entorno, de la luz, del aire…

respirar2Sientes tu respiración  y notas como se une al ritmo del entorno natural: se acompasa con el ritmo del viento, del agua…  Imagina ahora que te acompañan personas que disfrutan de la misma sensación… Siente que todos respiráis a la vez,  siguiendo ese ritmo infinito y pausado de la naturaleza…   Todos a una, TODOS UNO…  Notas la fuerza que aporta esa respiración al Unísono, como si todo respirases a través de un pulmón gigante, sintiendo que crecen también tus capacidades y fortaleza.

La sensación que aporta es de Paz, de Seguridad… Intégrala ahora, con cada inspiración: Seguridad compartida, Unión, Ser.

Sintiendo esa fuerza de la Unión con el exterior, unificaremos ahora el funcionamiento del propio interior: Pon tu atención en la zona de tu cuerpo que más problemas físicos te genere;  siente que conduces el aire que inspiras hacia esa zona, nota como respiran todas tus células en dicha zona, al unísono, con el objetivo de sanarla, de reprogramar su correcto funcionamiento…  Puedes activarlas o relajarlas, sólo con el ritmo de tu respiración.   Todas las células van a una… Siente la zona vital, regenerándose, fuerte…  Toma conciencia de tu capacidad de autoregeneración.

unionY el reconocimiento de esa capacidad, te otorga una sensación de Poder.  La Unión nos da el Poder, a nivel interno y externo.

 Seguridad, Poder… Unión con uno mismo, con el resto y con el Universo.

Pon ahora la atención en el corazón.  Piensa en las personas que más quieres, las más cercanas, estén o no físicamente cerca de ti…   Uno tras otro, trae a cada persona querida a tu lado, revive los sentimiento de Amor: su sonrisa, su ternura…  y establece una Unión con un hilo de oro, que os permite el movimiento y la libertad, pero que a la vez os hace sentir Seguros.  Siente esa Unión como un vínculo irrompible, ajeno al tiempo y al espacio

Establece, acepta y vincula el sentimiento de Amor, porque la Unión del AMOR, ofrece Paz, Seguridad y Poder.

Cuando quieras toma una inspiración profunda, pon tu atención en los pies y ve subiéndola hasta llegar a la cabeza, tomando poco a poco conciencia de tu cuerpo.  Cuando estés preparado abre los ojos y mantén la sensación de Paz, Seguridad y Poder sentida.