Archivo de la etiqueta: avanzar

Avanzar en el camino de la Vida

espaciomeditarTras la relajación inicialcéntrate en la respiración, una respiración lenta y pausada…  Imagina ahora un circulo entre tu nariz y pulmones, síguelo con tu mente de forma acompasada con la respiración, cada vez el trazo es más lento, cada vez el círculo más profundo… Cuando tu mente esté totalmente relajada, llama a aquella persona o Ser, que en este momento necesitas para avanzar en tu camino.  Deja que venga una imagen, conocida o no, ante ti.

Cuando sientas su energía próxima solo tienes que sentir, escucha con todos tus sentidos, solo tienes que ver –con los ojos cerrados-, tal vez sientas un aroma, tal vez un sonido…  Cualquier idea, sensación, sentimiento, por poco consistente que te parezca, es una pista que se te están ofreciendo para tu óptimo avance; si dudas pregunta y te ampliarán o complementarán el mensaje.

gift-553158_1920Ahora siente como la persona te ofrece un regalo, tómalo entre tus manos, ábrelo, míralo y permite que te transmita el significado que tiene para ti en este momento.   Pregunta, si no entiendes el mensaje y simplemente espera la respuesta, si no la entiendes, calma, céntrate en la respiración, sigue visualizando la escena y poco a poco verás como la respuesta aparece ante tus ojos.

Agradece el regalo recibido de corazón a corazón, porque ya tienes la respuesta, el siguiente paso para avanzar en el camino de la Vida.

Si no viene ninguna respuesta o Ser a la mente, puedes iniciar la búsqueda mentalmente hasta que reconozcas quien tiene el mensaje para ti.  Hazlo sin juicios, sólo deja pasar personas por tu mente, míralas a los ojos y sabrás si tienen o no algo para ti, no evalúes, ni juzgues, sólo SIENTE, aquel o aquello que te traiga, es.  ¡Un abrazo!Avanzar en el camino de la Vida

Los sueños perdidos

Antes de iniciar esta meditación me gustaría puntualizar que los sueños perdidos muchas veces son sin sentidos a los que nos aferramos en momentos de frustración o decepción, por eso es importante esta meditación, porque te ayudará a retomarlos o a desecharlos.  Ten presente que la vida tiene sentido cuando das, cuando recibes, cuando amas, cuando compartes; asegúrate que todos tus sueños, tus objetivos en fin, contengan esos ingredientes.                                  Lucía Alonso.

espiral3Tras la relajación inicial, céntrate en el círculo de la respiración, el círculo del aire entre la nariz y pulmones, pulmones-nariz…  Síguelo con tu mente, lentamente, de forma acompasada, inspirar… espirar… Poco a poco siente que ese círculo va formando imágenes concéntricas hacia tu interior, formando como un túnel que decides seguir, caminas por él hacia tu interior, ve permitiendo que tu respiración lo siga alimentando, y ve avanzado más y más hacia tu interior…  Al final se vislumbra un potente punto de luz, lo que hace que ese viaje sea agradable y que el destino  sea un objetivo claro y deseado.

Al llegar escucha si hay algún sonido; tal vez niños, quizás risas o llanto, tal vez sea un lugar de silencio…  ¿Dónde has llegado?  Deja que poco a poco la imagen se vaya formando y que los detalles vayan apareciendo.  ¿Hay algún conocido? ¿Qué sentimientos te produce el encuentro? ¿Te dicen algo?  Si no hay nadie puedes llamar a quien desees; puedes preguntarle lo que quieras.  Habla de alma a alma.

Continua el camino, ahora estás buscando sueños perdidos, sueños que un día dejaste a un lado.  Hagamos las paces con el deseo frustrado, tomando conciencia de que no fueron más que sin sentidos o que vamos a retomarlos.  Ve hacia atrás en una linea temporal, sigue caminando y observa tu vida, cuando y porqué renunciaste a un sueño? ¿Te arrepientes?.

En cada parada, en cada evaluación ve vaciando tu mochila de frustración (visualiza que quitas el peso de tu espalda y lo dejas a un lado), porque hoy eres consciente que fue un sueño sin sentido o decides retomarlo.

ligeraCuando acabes el camino dirígete a la salida del túnel con la ligereza que permite esta puesta al día.  Cambia la dirección de los círculos de tu respiración y poco a poco ve regresando al momento actual.

Cuando te sientas ya aquí, antes de abrir los ojos, respira profundamente e integra a tu parte consciente las decisiones y experiencias vividas.

¡Disfruta de la experiencia!

¿Cómo consigo lo que tanto deseo?

bolaA menudo, si las cosas no avanzan, el problema no es otro que tenemos miedo, un miedo, muchas veces inconsciente y que nos cuesta reconocer: Miedo al fracaso, miedo a lo desconocido, miedo a no ser capaces, miedo a las consecuencias, miedo a los cambios, miedo a…  Esos miedos hacen que de forma inconsciente pongamos frenos a nuestro objetivo.  Sí, el problema no es externo, es tu propio miedo.

 -¿Miedo??  ¿Frenos??  que no, que no…   Posiblemente esta sea tu primera reacción, pero…   Fíjate en algún detalle de tus actuaciones, de tu entorno, porque reflejan tu estado mental.  ¿Das muchos rodeos para decir algo? ¿Encuentras fácil tus cosas?, ¿Tienes ordenado y limpio tu espacio? ¿Tienes tu entorno muy cargado de objetos, y apenas puedes acceder a unos porque otros te lo impiden? ¿Guardas mucha ropa que ya no te pones, o guardas muchas cosas que ya no usas? y si es así, ¿la guardas en el armario o en el desván? …   Respondiendo a estas preguntas, ya puedes sacar las primeras conclusiones.

resolucion problemasY ahora, para afrontar esos posibles miedos y permitir que tu proyecto, tus objetivos FLUYAN, te propongo el siguiente ejercicio.

  •  Coge una hoja de papel y haz una linea de arriba a abajo en el centro.
  • Busca, y escribe en la parte izquierda de la hoja, al menos 20 miedos que tengas.  Al menos 20, no te quedes con menos.
  • Luego, al lado de cada miedo escribe cómo puedes afrontarlo, cada uno, por separado.  Relaciona miedo y solución con una flecha, para tenerlo bien claro y afrontar cada uno.
  • Por último lee las soluciones y busca si hay una raíz, un factor común que se repita en cada una de ellas.  Ahí está la clave para que empiece todo a fluir con energía, ponte manos a la obra.

Haz el ejercicio con calma, es un trabajo de introspección que te ayudará a conocerte mejor y a conocer el porqué de las cosas.  Centra las soluciones en ti, porque eres tu el único que puede aceptarlas y aplicarlas.

Tus objetivos, ¿ilusión o certeza?

El concepto de ilusión, que a menudo utilizamos como motivación, es peligroso, porque podríamos estar basando nuestra vida, nuestras acciones, nuestras bases en algo irreal.  Nuestra vida debe tener sentido por si misma, no buscar momentos para el recuerdo (es igual si están basados en mentiras), sino buscar que nuestras acciones  nos llenen y no sean contradictorias entre sí.  Esta meditación que hoy propongo pretende ayudarte a vislumbrar si tus objetivos se basan en aspectos reales o solo ilusorios.              Lucía Ratera

globoTras la relajación inicial y centrados en la respiración imagina una escena de película, algo que sabes irreal pero en lo que te gusta deleitarte… Una amor difícil; una belleza física que te atrae y embelesa, la búsqueda de tesoro perdido…  Busca una escena, una ilusión que te haga sentir bien e imagínala como si estuviese siendo proyectada en una pantalla  frente a ti.

Ahora imagina cuál es la ilusión actual que te llena de esperanza, de alegría, céntrate en la respiración y búscala… Cuando la tengas vamos a ver si se trata de algo ilusorio  o de un objetivo plausible.  Imagina en la pantalla frente a ti los pasos a realizar y si se estanca tu ilusión o tiene continuidad

imagineImagina las bases en que se sustentan, ¿son reales o ficticias?.  Si las sientes reales y sólidas permite que en la pantalla aparezcan los próximos pasos y cuál será tu situación y la relación con el entorno al conseguir tu objetivo.  ¿Te sientes cómodo? ¿feliz? ¿Hay algo que no acaba de cuadrar??  Intenta modificar en la pantalla de tu imaginación aquello que no acabe de funcionar, si lo hubiese.

Si sientes que tu objetivo está basado en aspectos ilusorios e inestables, permite que en tu mente aparezcan los cambios de enfoque a realizar o la convicción de que tu objetivo no era más que una ilusión.

Integra las visiones, las percepciones, las imágenes que más te han llamado la atención de tu propia película.  Cuando estés preparado vuelve a tomar conciencia de tu cuerpo.

Meditación para los procesos de cambio.

Hoy os propongo una meditación que os ayudará a  asomaros a vuestra propia vida,  y mirar a vuestro alrededor, cada paso, cada acción, cada cambio en la vida es como pasar por un puente a un nuevo camino. La vida es una aventura y tu eliges, consciente o inconscientemente,  los elementos que deseas.                                                                                          Lucía Ratera

puentesCierra los ojos y, tras la relajación inicial céntrate únicamente en la respiración… Ahora imagina un puente, fíjate en su base, en el material en que está construido, en su forma, sus anclajes…  Fíjate en la utilidad que tiene, que comunica, si es muy utilizado y por quien…

Sitúate ahora en el borde del puente y mira hacia abajo, ¿es muy alto? ¿corre agua abajo? ¿ves el fondo?, ¿qué ves? ¿qué sensación te da?.

Fíjate ahora en el entorno del puente… Deja que aparezca ante ti: montañas, valles, carreteras, caminos, coches, ciudades… Deja que en tu mente aparezca el entorno del puente imaginado.

Mira ahora hacia el cielo… ¿Qué ves? Cielo azul, nubes, contaminación, edificios, inmensidad, oscuridad…  ¿qué sensación te provoca lo que ves?

Ahora estás sólo en el puente, ni coches, ni personas… sólo tu. ¿Dónde te sitúas? En el centro, en una esquina, intentas salir…; ¿te estiras a mirar el cielo?, ¿te asomas a mirar el río? ¿cuentas los pasos entre una esquina y otra? ¿Qué haces? …

Permite que vengan las imágenes a tu mente, fíjate en ellas y entretente si crees que tienen algo más que decirte…   Cuando lo desees realiza tres respiraciones profundas y vuelve a hacerte consciente de tu cuerpo, cuando estés preparado abre los ojos.

Tu eliges el puente por el que pasas de un lado a otro.  Tal vez elijas el que tiene mucho tránsito y te sientes apabullado; tal vez solo… Ten presente que ERES TU, SOLO TU quien elige el puente a tomar en momentos de inpas.  Y ahora piensa…

  • ¿Cómo era tu puente?
  • ¿Qué sensación te producía?
  • ¿Te gustaba el entorno?
  • ¿Te gustaban las vistas?

Tras esta meditación, tal vez tengas una pista, depende de las sensaciones que te haya producido, de si vas por el camino que deseas, si algo te lo frena, o si algo de esto te produjo malestar, de algo que debas cambiar…  De cualquier manera, espero que hayas disfrutado de esta meditación y te haya sido útil.  Puedes repetirla cada vez que te encuentres en una situación de cambio.

 

Disfruta del paseo. Meditación

Hoy os vuelvo a presentar un ejercicio que iniciamos con un meditación, tras la cual se propone un ejercicio de introspección.  Espero os guste.        Lucía Ratera

Iniciamos la meditación a través de una relajación inicial, tras la que nos centramos únicamente en la respiración…, sigue al aire al inspirar, síguelo al espirar…   entra el aire en tus pulmones…. sale… , cada vez tu sensación de relax, de desconexión del exterior es más profunda…, si te distrae cualquier pensamiento, deja que pase, no lo retengas…  Vuelve a centrarte en tu respiración,…

piesAhora fija tu atención en el pie derecho, en el dedo gordo del pie derecho, visualízalo, siéntelo, la forma, la piel…  Presta ahora atención al segundo dedo, siéntelo… visualízalo, incluso muevelo ligeramente si te ayuda a hacerte más consciente de él…  Continua centrando tu atención en cada uno de los dedos de tu pie derecho… uno tras otro… Un recorrido lento y detallado.  Tras los dedos sentimos cada parte del pie: el empeine, la planta, el talón, el tobillo… Dedica unos minutos a sentir cada parte de tu pie.  Hemos imaginado la piel, los músculos, piensa ahora en su estructura osea, en la sangre que circula… Imagina tu pie derecho hasta el último poro.  Es parte de la base del cuerpo, nos falta la otra mitad, así que repite la visualización con tu pie izquierdo, tu otra parte de sustento, de base…  Siente ahora que los pones en el suelo y que tu cuerpo gracias a esas fuertes y perfectas bases se mantiene “en pie”, se mueve, se desplaza…

Tus pies son la base física de tus movimientos, de lo que te permite, de forma natural, cambiar de lugar.  Ahora revisa las bases de los movimientos de tus acciones, elige la primera acción que se te presente, piensa en las personas que te rodean, en tus pensamientos al respecto, en lo que consigues a través de ellos… Piensa en tus íntimos deseos, manifestados abiertamente o no…   Si al estar en estado de relajación profunda no consigues visualizar el conjunto, no te preocupes, has dado el input, el trabajo ya se está haciendo…

¿Los sigues?  ¿Se dirigen cual tus pies hacia el destino que quieres alcanzar? Igual que el movimiento acompasado de tus pasos, vela porque el movimiento de tus acciones sea acompasado y con un objetivo claro y ten en cuenta que…

La estructura osea de tus pies se corresponde con las personas que te rodean, con tu estructura familiar; tus acciones y objetivos se relacionan con la musculatura del pie, con su piel; tus deseos  vienen reflejados por la sangre que irriga tu pie, (todo tu cuerpo también).  Si tuviste algún problema en la visualización de alguna de estas partes, abre el punto a la reflexión y, de cualquier manera…

¡Disfruta del paseo!

Confía en el camino

Hoy os propongo un sencillo ejercicio de meditación.

La primera fase, en toda meditación es la relajación.  Para ello inspira profundamente, reten unos momentos el aire y piensa que éste actúa como una esponja y absorbe tus tensiones, espira y deje que dichas tensiones salgan junto con el aire.   Después céntrate en cada parte de tu cuerpo, empezando por la cabeza y acabando por los pies, ve sintiendo su peso y como se relaja cada una de las partes en que pones tu atención… 

Ahora céntrate en tu respiración e imagina que vas caminando por un camino oscuro, no ves por donde pisas y te empiezas a poner nervioso…

camino

Así  que paras, te apartas del medio del camino y te sientas cómodamente en una roca.   Miras tu entorno…  Te  das cuenta que tu propio cuerpo impedía que pasase la luz, que ibas tan cargado que apenas podías levantar la cabeza y la oscuridad no era sino tu propia sombra.  Ahora ves la luz con claridad, puedes continuar, está claro el camino. 

Siguiendo a la luz, continuas el camino seguro, alegre, una suave brisa te empuja, te acompaña. No sabes dónde te conducirá, pero te sientes seguro a cada paso y cada vez el camino es más ancho, con más luz, más vida..

Ahora sientes sed, pero no tienes agua ¿Qué hacer? Tu boca está seca… ¿morirás de sed? Vuelves a sentirte nervioso…

Decides parar, sentarte al lado del camino, respirar tranquilo.  Céntrate en tu interior, luego mira tu entorno… Fijándote ves un sendero en el que no te habías fijado, allí los árboles son más verdes, se nota una mayor humedad… Pero tendrás que apartarte del camino por el que vas ahora… Y era ancho y cómodo… Puedes perderte… Pero tienes sed

DIGITAL CAMERADecides seguir por el nuevo sendero y al poco encuentras una fuente de agua pura y cristalina, donde puedes saciar tu sed.  Además hay un río de aguas tranquilas y frescas y decides bañarte. 

Es genial el contacto con el agua fresca que tonifica los músculos y renueva energías…  Tras el baño te estiras sobre la hierba, sintiendo el calor del sol en tu piel y una suave brisa acariciándola.

Te sientes fresco, renovado, contento… y decides continuar …

Disfrutas del entorno, los pájaros, los árboles, el viento, el sol…   Pero al rato sientes hambre, y no has visto nada comestible antes ¿o tal vez no te habías fijado??  Cada vez el hambre es más angustiante, sientes tu estómago vacío y tu energía va desapareciendo.  Decides parar nuevamente, te centras en tu interior y luego observas tu entorno.  Te fijas que hay unos pájaros revoloteando alrededor de un árbol…, parece un frutal… Te diriges hacia allí y ves que el árbol está lleno de fruta, a tu alcance, jugosa, exquisita…  Sacias tu hambre.

Integra todas las sensaciones que acabas de experimentar.  Ahora ya sabes, has aprendido que no hay que tener miedo. Cuando algo necesites sólo tienes que parar, centrarte en tu interior y con serenidad observar tu entorno.  El Universo te proveerá de todo cuanto necesitas.  Sólo debes confiar. 

¡Disfruta del camino!!