Archivo de la etiqueta: cuerpo

Toma el control de tu cuerpo.

¿Qué ocurre cuando sufres un susto? ¿Tal vez dejas de respirar por unos segundos y te quedas con la boca abierta?  Hoy vamos a sentir de forma consciente que ocurre cuando dejamos de respirar y cuando tomamos el control sobre nuestro cuerpo y sus funciones.  ¡Toma el control de tu cuerpo y disfruta de esta meditación!

respiracionTras la relajación inicial, céntrate en el círculo de la respiración, sólo en la entrada y salida del aire: inspira, espira, inspira… Cuando sientas tu mente y cuerpo totalmente relajados, retén la respiración.  Todo queda parado, todo en guardia, esperando TU ORDEN para renovar el movimiento, cuando quieras -en unos 20 o 30 segundos-, vuelve a respirar.

Tus movimientos conscientes han quedado parados y has sentido que tienes el poder de que tu cuerpo se sienta mejor o peor, tu ordenas.

Respira, sigue el círculo de la respiración, enviando los inputs a tu cuerpo de que TU ORDENAS, y ahora no quieres otra cosa sino que todas tus funciones se regulen a la perfección, así visualizaremos órganos, sistemas, células, huesos, venas y arterias… para asegurar su correcto funcionamiento. Para ello  imagina tu cuerpo, su interior, desde la cabeza, hasta los pies y, si encuentras o sientes alguna molestia o malestar, para tu respiración, retenla unos segundos, centrado en la zona de la molestia, y cuando lo creas oportuno vuelve a respirar, sintiendo, ordenando que todo funciona a la perfección, que tus células se regeneran, que bloqueos y tensiones desaparecen, que tus órganos trabajan suavemente y sin esfuerzo. Siente que tienes el poder, que cualquier dolencia o malestar ha sido creado por ti mismo, por tu inconsciente que asustado o preocupado no recordó que debía respirar y dejó de hacerlo, por eso enfermó la zona que en aquel momento era más débil.

DIGITAL CAMERAPermite que todo tu cuerpo respire acompasadamente y siente que ese aire limpia, oxigena y nutre todas las funciones de tu cuerpo.

Cuando hayas recorrido todo tu cuerpo, haz un par de respiraciones profundas, y poco a poco ve tomando conciencia de tu cuerpo.  Cuando estés preparado abre los ojos, sintiendo la oxigenación y limpieza que se ha producido en tu cuerpo.

Un abrazo,   Lucía R. Alonso

Anuncios

Siente la fortaleza de Ser Uno.

Esta meditación permite sentirse Unido con el entorno, hace vibrar y sana el cuerpo y facilita la Unión con los seres queridos. Siente la libertad, la seguridad y placer que proporciona el AMOR y la UNIDAD.  Somos un Universo en nosotros mismos y, a la vez somos parte del Universo.  ¡Disfruta de ello!.   Lucía R. Alonso

Cierra los ojos y tras la relajación inicial y centrado en la respiración, imagina que estás en un lugar de la naturaleza por el que sientas atracción…  Disfrutas del sol, del entorno, de la luz, del aire…

respirar2Sientes tu respiración  y notas como se une al ritmo del entorno natural: se acompasa con el ritmo del viento, del agua…  Imagina ahora que te acompañan personas que disfrutan de la misma sensación… Siente que todos respiráis a la vez,  siguiendo ese ritmo infinito y pausado de la naturaleza…   Todos a una, TODOS UNO…  Notas la fuerza que aporta esa respiración al Unísono, como si todo respirases a través de un pulmón gigante, sintiendo que crecen también tus capacidades y fortaleza.

La sensación que aporta es de Paz, de Seguridad… Intégrala ahora, con cada inspiración: Seguridad compartida, Unión, Ser.

Sintiendo esa fuerza de la Unión con el exterior, unificaremos ahora el funcionamiento del propio interior: Pon tu atención en la zona de tu cuerpo que más problemas físicos te genere;  siente que conduces el aire que inspiras hacia esa zona, nota como respiran todas tus células en dicha zona, al unísono, con el objetivo de sanarla, de reprogramar su correcto funcionamiento…  Puedes activarlas o relajarlas, sólo con el ritmo de tu respiración.   Todas las células van a una… Siente la zona vital, regenerándose, fuerte…  Toma conciencia de tu capacidad de autoregeneración.

unionY el reconocimiento de esa capacidad, te otorga una sensación de Poder.  La Unión nos da el Poder, a nivel interno y externo.

 Seguridad, Poder… Unión con uno mismo, con el resto y con el Universo.

Pon ahora la atención en el corazón.  Piensa en las personas que más quieres, las más cercanas, estén o no físicamente cerca de ti…   Uno tras otro, trae a cada persona querida a tu lado, revive los sentimiento de Amor: su sonrisa, su ternura…  y establece una Unión con un hilo de oro, que os permite el movimiento y la libertad, pero que a la vez os hace sentir Seguros.  Siente esa Unión como un vínculo irrompible, ajeno al tiempo y al espacio

Establece, acepta y vincula el sentimiento de Amor, porque la Unión del AMOR, ofrece Paz, Seguridad y Poder.

Cuando quieras toma una inspiración profunda, pon tu atención en los pies y ve subiéndola hasta llegar a la cabeza, tomando poco a poco conciencia de tu cuerpo.  Cuando estés preparado abre los ojos y mantén la sensación de Paz, Seguridad y Poder sentida.

Consciencia. Meditación

¿Eres consciente de que te aportan las acciones cotidianas? ¿Debes cambiar o potenciar alguna de ellas? ¿Te proporcionan todo el placer que deberían?  Descúbrelo y aprovéchalas con todo su potencial. 

respirar2Tras la relajación inicial, céntrate en tu respiración.  Inspira y sigue el aire hasta tus pulmones, no una inspiración profunda, sólo hasta tus pulmones, retén unos segundos el aire ¿qué sientes? ¿qué ocurre? Espira… Repite estas respiraciones tres o cuatro veces.

Acabas de comprobar la importancia del aire, de la necesidad de oxigenar todo tu cuerpo, del aire fresco que respiras, siente que esto es así e intenta a partir de ahora ir comprobando que el aire que respiras sea lo más limpio posible, pues es tu fuente de salud.

aguaImagina ahora que tienes sed y la sacias con un vaso de agua clara, fresca, pura.  Al beberla sacia tu sed y sientes que limpia tu cuerpo. Siente el recorrido del agua pura.  ¿Es la misma sensación si bebes otra cosa? Identifica las sensaciones y reacciones que se producen en tu cuerpo si bebes una cerveza, un vaso de vino un refresco light, uno con azúcar…  Siente que le proporciona a tu cuerpo cada bebida, a tu boca, a tu estómago, a tu mente… ¿Cambia de alguna manera tu estado de ánimo? ¿tu bienestar físico? Y al sentir, hazte consciente de qué es lo mejor para ti.

frutasLlega ahora el momento de alimentar el cuerpo.  Sientes hambre y anti ti tienes alguno de tus platos favoritos.  Pruebalos, siente la textura del alimento en tu boca, su sabor, la sensación al masticarlo… ¿Qué ingredientes lleva? ¿Los diferencias? ¿Qué sensación te produce comer aquello? ¿Cómo le sienta a tu estómago?  ¿Y a tu cuerpo?  ¿Qué ocurre si comes mucho o muy deprisa??  Prueba a escoger diferentes platos y evalúa las sensaciones que te producen y cómo le sientan a tu cuerpo.

dormitorioCentrémonos ahora en otro aspecto cotidiano, vamos a dormir. ¿Qué actividades haces de forma previa? ¿Te sientes a gusto en tu dormitorio? ¿Con qué estado de ánimo vas a dormir: cansado, nervioso, preocupado, con miedo, ansiedad, despierto…?

Repasa la actividad previa y mira cómo concilias el sueño; si te es difícil, evalúa qué puedes cambiar, qué te falta, tal vez más actividad física previa, tal vez una ducha relajante, tal vez menos televisión, quizás una cena más ligera, tal vez una relajación a través de la respiración.  Siente ahora que has hecho aquello que te faltaba y estás dispuesto a dormir, echado en tu cama, con toda tu atención centrada en el círculo de la respiración, inspirar, espirar.. Sientes que todo tu cuerpo se va relajando, el sueño te invade y disfrutas de un descanso profundo y reparador…

Te sientes ya profundamente descansado y preparado a enfrentar el día de forma consciente.  Despierta ahora, toma un par de respiraciones profundas y poco a poco ve tomando conciencia de tu cuerpo, empezando por los pies y ascendiendo hasta tu cabeza.

 ¡Vive consciente, te permitirá disfrutar más de la vida!

Conectar con el Yo Superior.

Conectar con el Yo Superior, este es el objetivo de esta meditación.  El Yo Superior conoce todas las respuestas y los motivos; es aquel que si escucho, me indicará el mejor camino para la consecución de mis deseos.

medit5Cierra los ojos y lleva a cabo una completa relajación.   Ahora  siente el aire que entra por tu nariz regenerando tu cuerpo. El aire que va volviendo a generar vitalidad  a través del oxígeno que aporta.

Lentamente, sin prisa, ve haciendo un recorrido desde el exterior de tu cuerpo hasta el interior…, desde la piel hasta tus órganos más internos.

Observa y siente tu piel, toda la piel que rodea tu cuerpo.  Toma ahora conciencia de tus músculos, empieza por tus piernas, luego los brazos, la espalda, abdominales, pectorales… Concentra ahora tu atención en tu estructura ósea: empieza por los huesos de pie y recorre todo tu cuerpo hasta llegar a los huesos del  cráneo.   Llegamos al sistema circulatorio: siente tus venas y arterias, la sangre circulando, bombeada por el corazón.  Siente tu corazón palpitar, el aire saliendo y entrando de tus pulmones, centra ahora tu atención en cada uno de tus órganos

Haz el recorrido sin prisas, sintiéndolo…  Quizás descubras alguna molestia, algún bloqueo, algo diferente a lo que pensabas.  Cualquier cosa que sientas es buena, porque estás tomando conciencia de tu cuerpo.  Cuando hayas terminado el recorrido quédate un rato en silencio, por si hay alguna otra cosa que tu cuerpo quiere mostrarte.  Cuando estés preparado toma un par de inspiraciones profundas y abre los ojos.

Trabajo posterior de introspección tras la meditación.

introspeccion

¿Qué significa tomar conciencia? ¿Cómo lo has sentido? ¿Cómo lo has generado?  Esa parte de Ti que propone, que detecta, que sigue, que siente… Ese es tu Ser.

Podrías pensar que es tu mente, no te lo discuto.   Podrías pensar que es un pensamiento. Bien, es TU pensamiento.  Eres TU.  Es tu Ser, tu YO Superior.  Cuando piensa, cuando crea, cuando eres consciente al 100% de lo que haces, cuando estas abierto a descubrir, con toda tu atención en lo que estás llevando a cabo, tu Yo Superior, tu parte más etérea, Superior, Divina es la que potencias y descubres, por eso la importancia de estar centrados en lo que hacemos y en generar nuestras propias acciones.  Siente esa fuerza en ti, la que ha ido por tu cuerpo sintiendo y descubriendo, e intenta potenciarla en cada momento del día.  Un abrazo,   Lucía

¿Qué aporta la Meditación a tu vida?

DIGITAL CAMERALa Meditación es es el establecimiento de la conexión con nosotros mismos, con nuestro interior, nuestro Yo superior.

Cuando tomamos una decisión, habitualmente lo hacemos de forma racional, estudiamos pros y contras (o eso creemos porque nuestra visión es sólo parcial), escuchamos opiniones, estudiamos situaciones similares, partimos de experiencias anteriores o simplemente nos dejamos llevar por el qué dirán o por lo socialmente bien visto.

Olvidamos la parte más importante, consultar a nuestro propio Ser, a esa parte superior que habita en cada uno de nosotros y que es continuamente alimentada por la Energía Universal; aquella parte que nos ofrece el conocimiento, la certeza, la seguridad, las respuestas, la paz; aquella parte que nos hará actuar, tal vez no de forma aceptada por la mayoría, porque no se basa en los débiles pilares de la sociedad, sino en el conocimiento propio, en un conocimiento profundo que se adquiere a través de la meditación.

¿Por qué dedicamos gran parte de nuestras fuerzas y energías a nuestro cuerpo, o a nuestro intelecto, pero olvidamos dedicárselo a nuestro Ser? ¿Por qué sólo nos basamos en aspectos racionales y negamos conceptos que afectan a la parte anímica de la persona? ¿Tal vez la sociedad empuja a ello? ¿Tal vez, si no es imagen o ciencia, socialmente se vea como algo para incautos que se deja tomar el pelo??  Y sí, somos tan manipulables…  Hasta para anunciarnos cualquier cosa les ponen nombres técnicos, que en realidad no nos dicen nada, pero nos hacen sentir seguros por estar “científicamente probados”, o creemos que si dedicamos el culto al cuerpo, se harán realidad todos nuestros sueños de éxito y poder.

pensativoPero, si los pasos para sentirte feliz los centras en la ciencia, en el dinero, en el éxito profesional, o en tu cuerpo ¿dónde quedas tu? ¿Qué te hace realmente moverte en una dirección u otra al tomar decisiones? y lo más importante, una vez conseguidos tus objetivos,  lo que supuestamente te va a dar felicidad, ¿perdura en ti la sensación? ¿Te sientes realmente pleno y feliz? ¿Has disfrutado del camino?

Evitamos la comunicación con nuestro interior porque no es un valor reconocido por la sociedad, cuando en realidad la parte más importante.  Parece que a esa parte del Ser, del Yo Superior, prestarle atención sea cosa de “raros”, cuando lo raro es que perpetuemos una sociedad en que la felicidad es una utopía y la satisfacción de hacer lo que “SIENTO que debo hacer” es algo que uno no se atreve ni a plantearse.

¿Por qué?  Porque si conectamos con nuestro Ser dejamos de creer en lo que nos dicen que debemos hacer, que debemos sentir.  Porque empezamos a conocernos a nosotros mismos y ya no necesitamos que nos digan qué nos va a hacer felices, porque cada uno reconoce su camino y lo sigue con seguridad.

La Meditación es el camino que te permite hallar ese estado de felicidad duradera, de plenitud, que todos buscamos, esa satisfacción contigo mismo, esas respuestas a mil preguntas que nos repetimos una y mil veces… ¿Por qué no sale esto si tanto me esfuerzo? ¿Por qué si he conseguido lo que tanto buscaba no soy feliz? ¿Por qué la enfermedad? ¿Por qué me siento perdido? ¿Por qué si lo tengo todo me siento tan vacío? ¿Por qué…?   

La Meditación te ofrece las respuestas que el intelecto te niega.

Atrévete a escucharte, la técnica es muy fácil y los beneficios inmediatos (aunque al principio sólo sean por la relajación que se consigue), con la práctica, pronto empezarás a conectar contigo mismo: sintiendo cosas inesperadas, teniendo claridad sobre tus actuaciones, certeza de tus deseos, sentirás como puedes captar Energía, como se desbloquea tu cuerpo, como se libera tu mente, como recuerdas tu esencia., tus bases…   Son sensaciones tan por encima de las habituales, que no puedes dejártelas perder…   También debes saber que es posible que en ocasiones sientas miedo por las nuevas sensaciones y descubrimientos, o te sientas inseguro… Tranquilo, ocurre siempre que uno inicia un nuevo camino. 

¡Atrévete y empieza a sentir tu vida plena!!.

yoSi necesitas ayuda en este nuevo camino, sólo tienes que pedírmela e intentaré orientarte en los primeros pasos.  El destino bien vale la pena.   Lucía Ratera.             

Aprende a escuchar tu cuerpo para no enfermar.

“Antes de aparecer el dolor, que podríamos entender como  un grito de atención, el cuerpo nos avisa de múltiples maneras, pero habitualmente como no interesa a los supuestos planes del cerebro, automáticamente son desechadas”.    Extracto de mi libro “La muerte. Camino a la nueva Vida”. 

En esta meditación os enseño una forma de escuchar al cuerpo, para así evitar el dolor y la enfermedad.      Sólo leerla e ir siguiendo los pasos ya ayuda, pero si además la llevas a cabo en estado de meditación, te sorprenderá las sensaciones que comporta y el posterior bienestar.                       Lucía Ratera

Mudra del vacío

Mudra del vacío

Realiza  la relajación inicial, pero hoy coloca tus manos con el mudra del vacio o dhyani.  Tras la relajación céntrate en la respiración, sintiendo como entra y sale el aire de tus pulmones, siguiendo dicho aire con tu pensamiento…

Siente una profunda sensación de relax…  Ahora toca tu mano izquierda con la mano derecha, siente tu propia energía…  Tócala lentamente, toma conciencia de ella y de las sensaciones que recibes al tocarla…  Con el pulgar de la mano derecha ve acariciando la  palma de tu mano izquierda, movimientos circulares, un pequeño masaje, siente el contacto de tus manos…  Cuando llegues al centro de la palma apriétala, como si de un interruptor se tratase.  Mantenlo “pulsado. ¿Qué sientes en tu cuerpo? ¿en qué zona? Tal vez calor, apertura, energía, molestia; tal vez visualices una luz, una tensión…

Continuamos con el autoconocimiento, seguimos descubriendo sensaciones… Dirígete a tu dedo índice, lentamente, sin interrumpir el contacto entre tus manos, sigue acariciando, reconociendo tu mano izquierda, tu dedo índice, sube realizando pequeños movimientos circulares o aquellos que sientas que tu cuerpo quiere hacer… al llegar al extremo, pulsa/aprieta la parte superior de tu dedo índice… Es otro punto de energía que activamos, que desbloqueamos, siente que ocurre…  Pulsa durante 20 o 30 segundos, hasta que te sientas que ya está el trabajo hecho.  Ahora seguimos con cada dedo: corazón, anular, meñique y, por último, el pulgar.   Baja por el lateral de tus dedos, sube por el centro y nunca pierdas el contacto entre ambas manos.

Una vez seguidos todos los dedos de tu mano izquierda, júntalos y apriétalos todos con tu mano derecha.  Siente.  Ahora, masajea, toma conciencia de la parte exterior de tu mano.

Repite el trabajo con la otra mano.  Seguidamente junta ambas manos entrelanzando los dedos y siente tu propia energía. ¿Dónde la sientes con más fuerza? ¿Es circular? ¿Sientes que se cruza o se bloquea? Hazte consciente de cualquier sensación que tengas.

Por último, pon las manos en la posición inicial y siente que un potente rayo de luz blanco entre por tu cabeza y te llena de energía purificadora.  Si has notado cualquier nudo o bloqueo, siente como la energía que recibes lo deshace.  Ahora tu energía fluye con fuerza y suavidad por tu cuerpo.

Hemos tomado conciencia de nuestro cuerpo, el primer paso para escucharlo antes de que se produzca el dolor o la enfermedad…  Si habitualmente tu cuerpo está tenso, molesto o dolorido, este ejercicio te permitirá abrir los canales, no solo para la curación, sino también para entender el motivo por el se produjo dicho desajuste.    

Relajación previa a la Meditación.

Antes de realizar una meditación es importante conseguir un estado de relajación profunda.  Hoy os explico cómo llegar a ese estado de relajación y como reactivarse tras la meditación.     Probarla, seguro que os sentiréis profundamente relajados.

medi4Escoge un lugar (en casa, la naturaleza…) donde estés tranquilo y a gusto y, sobre todo donde no tengas interferencias. Dedícate un espacio agradable, pon una música para meditar, si quieres enciende un incienso, una vela… Para llevar a cabo la relajación previa a la meditación siéntate en un cojín en el suelo con las piernas cruzadas o en una silla con los pies cruzados y manteniendo la espalda recta.  Cierra los ojos y realiza  3 o 4 respiraciones profundas, completas, suaves… Inspira profundamente, retén unos momentos el aire y piensa que éste actúa como una esponja y absorbe tus tensiones, espira lentamente y junto con el aire expulsas toda la tensión que acumulases…  Ahora centra tu atención en tu cabeza, en tu cuello… siente su peso, siente como se relaja.  Centra la atención en tus hombros y relájalos, ve bajando por tus brazos, siente que te pesan y se relajan, visualiza lentamente codo, antebrazo, manos y siente ese profundo relax…

Vuelve a centrarte en los hombros y baja por la espalda (hombros, omoplatos, cintura, caderas…), según fijas tu atención sientes como las diferentes zonas se van relajando y una profunda sensación de tranquilidad y bienestar te va invadiendo…

Centra tu atención en las piernas, sientes su peso y como se van igualmente relajando, vas bajando tu atención, rodillas, bajas hasta tus pies…. Sientes todo tu cuerpo relajado… y ahora, únicamente te centras en la respiración…

Sientes como inspiras el aire, como lo espiras…. como entra, como sale… Simplemente sigue aire en el camino de entrada y salida de tus pulmones, síguelo… Si algún pensamiento cruza por tu mente, déjalo pasar y vuelve a centrarte en tu respiración, lenta, acompasada, relajante…

Ya estás en situación de iniciar la MEDITACIÓN. ¡Adelante!

Cuando la finalices, sitúa tu atención en los pies, muevelos si lo deseas, para sentirlos, para despertarlos  y ve subiendo tu atención por las piernas, según vas subiendo sientes la sangre circular, sientes como se despierta, como está tu cuerpo pletórico de energía.  Así, centras tu atención en las pantorrilas, rodillas, piernas, cadera, en la espalda, ve subiendo y siente cada parte de tu cuerpo, siente tus hombros, muevelos hacia delante y atrás si los deseas, siente ahora tus brazos y bajas la atención hasta las manos, siente la sangre circular, mueve los dedos…  Centra la atención en tu cuello, tal vez quieras moverlo derecha, izquierda, por último tu cabeza…  Aún con los ojos cerrados siente tu cuerpo y mueve, recoloca, brazos, cuello, cabeza, espalda, piernas…  Lo que te apetezca, lo que sientas…

Cuando estés preparado abre los ojos.  ¿Relajado?  Si puedes, regálate a diario de esta sensación, es un gran regalo para mente, cuerpo y alma!

Un abrazo,        Lucía Ratera